NADA MÁS Y NADA MENOS

Desde un lugar de sosiego donde nada es importante, donde los pájaros cantan y mi corazón se expande. Me atrevo a darte un consejo de abuela vieja y amable:

No temas más y no sufras, no alimentes a la bestia.

Disfrázate de sonrisas, deshazte de las tristezas.

Despiértate con el sol y cómete su calor, desayuna con el prana y digiere su esplendor.

Camina después un poco, escucha aquel ruiseñor, ama mucho y piensa poco. Sé cada día mejor.

Regala besos y flores y acaricia tu interior. Descúbrete milagrosa, poderosa, superior…

Eres como aquella rosa que siempre huele mejor, que adorna toda la estancia que sube la vibración.

Nada más y nada menos tienes que hacer, corazón.

Solo ilumina y confía. Eres un faro de amor.

Todo Es, todo está hecho. Nada importa. Solo Dios. Y lo llevas en el pecho.

Conecta con tu interior. Somos esencia divina unidos por el Amor.

MIRA AL CIELO

Cuando se apague la luz…mira al cielo.

Cuando haga mucho frío…mira al cielo.

Aunque no tengas comida…mira al cielo.

Si te amenazan y persiguen…mira al cielo.

Si no te dejan viajar…mira al cielo.

Si te quieren etiquetar…mira al cielo.

Manténte fiel a tu Ser, no vayas a claudicar, todo está por acabar, mira al cielo y lo sabrás.

SIN MIEDO

Nos podrán amenazar, se inventarán nuevos virus, nos querrán amedrentar y asustar y dividirnos…

Pero no lo lograrán, hoy la suerte ya está echada. La partida es un farol y ellos ya no valen nada.

¿Acaso no has visto el sol, cómo le brilla la cara? ¿Te has fijado en las estrellas? ¿En el mar? ¿En las montañas?

Están todos celebrando la buena nueva esperada. Estamos en una fiesta largamente preparada.

Hoy el cielo es más azul, el viento me acaricia la cara. Las nubes son de algodón y los pajaritos cantan.

Por la noche las luciérnagas alumbran como si nada y el águila más grandiosa se pasea por mi casa.

La casa del corazón late con sangre renovada y contagia la ilusión a quien quiera visitarla.

AL UNÍSONO

Como un sólo corazón latiendo al compás del tiempo, sin horarios, sin rutina, viviendo la maravilla.

Escuchando los latidos de nuestra madre divina.

Somos una tribu humana que honra a la pachamama.

Los habitantes antiguos que poblamos estas tierras, los viejos sabios, las brujas, los niños de las estrellas.

Fuimos de todas las razas, vinimos de dentro y de afuera, a veces hicimos magia otras hicimos la guerra.

Y estamos aquí de nuevo para seguir la misión, esta vez ya no hay ensayos, estrenamos la función.

Y nos volvemos a unir y nos tomamos las manos, para vernos y mirarnos con nuestros ojos humanos.

Fuimos amantes y padres, fuimos buenos y villanos, hicimos bien los papeles, cumplimos con el reparto.

Y estamos aquí de nuevo para seguir actuando, para cantar al unísono que el amor de nuestro padre es un amor sin pecado.

El amor universal que cura de todo mal.

Y podemos superar las peores pesadillas y sabemos perdonar sin ponernos de rodillas, porque somos compasivos pero no somos pazguatos, porque somos seres buenos y creemos en milagros.

Porque merece la pena continuar la misión y devolver a esta tierra un poquito de ilusión.

Y juntos somos más fuertes y ya no tenemos miedo, formamos un corazón que hoy casi llega hasta el cielo.

Y latimos al unísono del sol y la madre tierra.

Y no nos van a acallar, ya se acabaron las guerras.

Bienvenido al nuevo edén, a la tierra prometida y levanta la cabeza, se acabó la pesadilla.

LA REVOLUCIÓN SILENCIOSA – AUTOR DESCONOCIDO

En la superficie del mundo hay algo de ruido, violencia, crisis…y las cosas parecen oscuras.

Pero calmada y tranquilamente, al mismo tiempo, algo está sucediendo en lo profundo.

Una revolución interior está teniendo lugar y algunas personas son llamadas a una mayor claridad. Es una revolución silenciosa.

Desde adentro hacia afuera. Desde abajo hacia arriba. Esto es una operación global, una conspiración espiritual. Hay células dormidas en toda nación del planeta.

No nos verás en la televisión, ni nos leerás en los periódicos, ni escucharás en la radio. No buscamos ninguna gloria. No llevamos ningún uniforme. Venimos en todas las formas, tamaños, colores y estilos. La mayoría trabajamos anónimamente. Estamos tranquilamente detrás del escenario en todos los países y culturas del mundo. En ciudades pequeñas y grandes, en montañas y valles, en granjas y pueblos, en tribus e islas remotas.

Podrías pasar al lado de alguno por la calle y ni siquiera notarlo. No es nuestra preocupación quien se lleva el reconocimiento sino sólo que el trabajo se realice. Ocasionalmente nos vemos en la calle. Nos saludamos tranquilamente y seguimos nuestro camino. Durante el día muchos tenemos trabajos normales, pero a la tarde o la noche es donde el trabajo real tiene lugar.

Algunos nos llaman el ejército de la con/Ciencia. Estamos lentamente creando un nuevo mundo con el poder de nuestras mentes, corazones y silencios. Seguimos nuestra guía interna con pasión y alegría. Nuestras órdenes vienen de la central de inteligencia espiritual.

Estamos lanzando bombas suaves y secretas cuando nadie mira: Poemas – Abrazos – Música – Fotografía – Retiros – Películas – Talleres – Palabras amables Meditación y oración – Silencio interior – Webs – Perspectiva y comprensión…

Cada uno nos expresamos a nosotros mismos en nuestra forma única, con nuestros dones y talentos naturales y únicos que cada uno poseemos, siendo el cambio que queremos ver en el mundo.

Ese es el lema que queremos ver en el mundo, y que llena nuestro corazón. Sabemos que es el único camino para que la transformación real tenga lugar.

Sabemos tranquila y humildemente que tenemos el poder combinado de todos los océanos. Nuestro trabajo es lento y meticuloso, como la formación de montañas.

Incluso no es visible a primera vista y sin embargo con él, placas tectónicas enterarse moverán.

El Amor es la nueva espiritualidad de nuestro tiempo.

No tienes que tener una educación elevada o tener un conocimiento excepcional para entenderlo. Surge de la inteligencia del corazón que se encuentra en el latido evolucionario y atemporal de todos los seres humanos.

Se el cambio que quieres ver en el mundo. Nadie más puede hacerlo por ti. Quizás te unas a nosotros, o ya lo has hecho.

Todos somos bienvenidos. La puerta está abierta.

LA RUEDA DEL SAMSARA

Coches y más coches y vuelta a empezar, es la caravana diaria para ir a trabajar.

Prisas y más prisas, corriendo ya van los niños, los padres, corren para llegar a las oficinas de la oscura ciudad.

Y tragan y engullen bocatas y donuts y se echan el café por encima de los hombros.

Y no es una crítica, yo lo hice mil veces y hoy que lo veo me horrorizo de nuevo.

Es una carrera sin punto final, a ellos los educan para salir a trabajar y ganar un sueldo que les permita comprar todas las pastillas hasta el día final.

Salid de la rueda, de esa perversidad, que montan algunos con tu enfermedad. La vida no es eso, pequeño mortal. La vida es un juego, no un castigo infernal.

Y tienes derecho porque eres humano porque has elegido llegar a este plano con una misión que ya no recuerdas porque andas perdido ganando miserias.

Al mando de jefes que no te valoran, siendo muy obediente a todas las horas. Leyendo notícias tristes y tremendas que nunca te ayudan a tomar las riendas.

Eres poderoso pequeño mortal, sal de este Samsara, retorna al hogar de los hombres libres que contentos van por esta santa tierra repartiendo paz.

DESMONTA LA DISTOPÍA

En la puerta del colegio te ponen haciendo fila, con la boquita tapada y la sonrisa escondida. Te embadurnan con un gel pegajoso y cochambroso y tú tierno e inocente ofreces tu ser precioso.

Luego te llevan al patio o te meten en un sitio donde te enseñan conceptos separado de otros niños.

No soporto este maltrato, no entiendo este desatino, es difícil despertar, todos hicimos lo mismo.

Pero hoy ya lo sabemos, hoy podemos elegir: seguir pisando el asfalto o empezar a vivir.

No se trata de creerte más listo ni mejor padre, sólo es cuestión de conciencia y de no ser un cobarde.

Todo se puede cambiar, el poder lo tienes tú, deja ya de mendigar, la vida es un don, señor.

Y no vais a conseguir que esta vida sin sentido se vaya haciendo mayor en los corazones vivos.

Hay otra vida mejor, ¡búscala, atrévete amigo! Olvídate del temor.

El mundo lo creas tú. Salva a tu niño escondido que sólo quiere seguir libre y feliz su camino.

EMPIEZA POR AGRADECER

Deja de quejarte y empieza a agradecer.

Aunque no tengas motivos, aunque no lo quieras hacer.

El universo entero escucha tu oración y a granel, y sin medida, sin ninguna restricción, te devuelve con creces toda tu devoción.

Agradece por el día que acaba de comenzar.

Agradece por el pan que te acabas de tomar.

Agradece por la gente que hoy te puedes encontrar.

Agradece y agradece hasta la más nimia nimiedad!

Agradece ese trabajo que hoy te cuesta realizar, agradece por el abrazo que alguien tal vez te dará.

Agradece porque estás vivo, porque puedes respirar.

Agradece por tu casa, por tu gente, por el lugar donde descansas de noche, en donde puedes soñar.

Agradece con conciencia, con fé, con honestidad.

Agradece con certeza, agradece de verdad.

El universo divino que siempre escuchando está, sabrá como devolverte ese amor que hoy tú le das.

Agradece porque el mundo necesita tu amistad, tu sonrisa permanente, tu sutileza sin par, tu agradable compañía, tu risa, tu capacidad de ser un faro en su vida, de ser luz entre tanta oscuridad.

Agradece tu misión, agradece tu visión.

Agradece y agradece con sublime compasión.

Este es un momento único, y por eso yo te digo que agradezcas cada instante que agradezcas estar vivo.

NO TE RINDAS AHORA

Ya ha pasado lo peor, no puedes rendirte ahora. Si ves que los burros vuelan, sólo es una ilusión óptica.

Te dirán que el sol se apaga y que el mar se vuelve gris, no creas ni una palabra, es su modo de mentir.

Han perdido la batalla, están bien desesperados, si nos ocultan el sol, alumbraremos por todos lados. Y saldremos cual luciérnagas a dar luz por siempre eterna. Y les cantaremos nanas a estos reptiles sin patas.

¡Pobres oscuros ilusos! Sois cada vez más pequeños, queréis seguir dando miedo pero sois un esperpento.

Y ya no hay vuelta atrás, habéis perdido el combate, dejad ya de molestar, deshacer vuestro equipaje y veníos al lugar donde la luz siempre alumbra, donde el sol hoy brilla más, donde el amor es la brújula.