VIENTOS DEL PUEBLO ME LLEVAN – MIGUEL HERNÁNDEZ (1910-1942)


Vientos del pueblo me llevan,
vientos del pueblo me arrastran,
me esparcen el corazón
y me aventan la garganta.
Los bueyes doblan la frente,
impotentemente mansa,
delante de los castigos:
los leones la levantan
y al mismo tiempo castigan
con su clamorosa zarpa.
No soy de un pueblo de bueyes,
que soy de un pueblo que embargan
yacimientos de leones,
desfiladeros de águilas
y cordilleras de toros
con el orgullo en el asta.
Nunca medraron los bueyes
en los páramos de España.
¿Quién habló de echar un yugo
sobre el cuello de esta raza?
¿Quién ha puesto al huracán
jamás ni yugos ni trabas,
ni quién al rayo detuvo
prisionero en una jaula?
Asturianos de braveza,
vascos de piedra blindada,
valencianos de alegría
y castellanos de alma,
labrados como la tierra
y airosos como las alas;
andaluces de relámpa go,
nacidos entre guitarras
y forjados en los yunques
torrenciales de las lágrimas;
extremeños de centeno,
gallegos de lluvia y calma,
catalanes de firmeza,
aragoneses de casta,
murcianos de dinamita
frutalmente propagada,
leoneses, navarros, dueños
del hambre, el sudor y el hacha,
reyes de la minería,
señores de la labranza,
hombres que entre las raíces,
como raíces gallardas,
vais de la vida a la muerte,
vais de la nada a la nada:
yugos os quieren poner
gentes de la hierba mala,
yugos que habéis de dejar
rotos sobre sus espaldas.
Crepúsculo de los bueyes
está despuntando el alba.
Los bueyes mueren vestidos
de humildad y olor de cuadra;
las águilas, los leones
y los toros de arrogancia,
y detrás de ellos, el cielo
ni se enturbia ni se acaba.
La agonía de los bueyes
tiene pequeña la cara,
la del animal varón
toda la creación agranda.
Si me muero, que me muera
con la cabeza muy alta.
Muerto y veinte veces muerto,
la boca contra la grama,
tendré apretados los dientes
y decidida la barba.
Cantando espero a la muerte,
que hay ruiseñores que cantan
encima de los fusiles
y en medio de las batallas.
            De Viento del pueblo, 1937

CUANDO SOBRAN LAS PALABRAS

Cuando sobran las palabras y solo vale sentir. Y escuchar en el silencio a tu corazón latir.

Cuando sobran las palabras y el silencio se hace el dueño, y te susurra al oído que no hace falta ningún verbo

Que a veces sobran palabras, que no hace falta ni hablar. Que el corazón tiene lengua y te entiendes con sólo mirar.

Que las palabras confunden que te invitan a dudar, que todo se vuelve fácil cuando aprendes a callar.

No digas más tonterías, escúchate un poco más, casi siempre tus palabras te volveran a engañar.

Nacimos sin las palabras, nos hablaba la mamá con su sagrada teta donde aprendimos a hablar.

LOS CONSEJOS DE GURDJIEFF A SU HIJA

1. Fija tu atención en ti mismo; sé consciente en cada instante de lo que piensas, sientes, deseas y haces.
2. Termina siempre lo que comenzaste.
3. Haz lo que estás haciendo lo mejor posible.
4. No te encadenes a nada que a la larga te destruya.
5. Desarrolla tu generosidad sin testigos.
6. Trata a  cada persona como si fuera un pariente cercano.
7. Ordena lo que has desordenado.
8. Aprende a recibir; agradece cada don.
9. Cesa de autodefinirte.
10. No mientas ni robes; si lo haces, te mientes y robas a ti mismo.
11. Ayuda a tu prójimo sin hacerlo dependiente.
12. No desees ser imitado.
13. Haz planes de trabajo y cúmplelos.
14. No ocupes demasiado espacio.
15. No hagas ruidos ni gestos innecesarios.
16. Si no la tienes, imita la fe.
17. No te dejes impresionar por personalidades fuertes.
18. No te apropies de nada ni de nadie.
19. Reparte equitativamente.
20. No seduzcas.
21. Come y duerme lo estrictamente necesario.
22. No hables de tus problemas personales.
23. No emitas juicios ni críticas cuando desconozcas la mayor parte de los hechos.
24. No establezcas amistades inútiles.
25. No sigas modas.
26. No te vendas.
27. Respeta los contratos que has firmado.
28. Sé puntual.
29. No envidies los bienes o los éxitos del prójimo.
30. Habla sólo lo necesario.
31. No pienses en los beneficios que te va a procurar tu obra.
32. Nunca amenaces.
33. Realiza tus promesas.
34. En una discusión, ponte en el lugar del otro.
35. Admite que alguien te supere.
36. No elimines, sino transforma.
37. Vence tus miedos; cada uno de ellos es un deseo que se camufla.
38. Ayuda al otro a ayudarse a sí mismo.
39. Vence tus antipatías y acércate a las personas que deseas rechazar.
40. No actúes por reacción a lo que digan, bueno o malo, de ti.
41.  Transforma tu orgullo en dignidad.
42.  Transforma tu cólera en creatividad.
43.  Transforma tu avaricia en respeto por la belleza.
44.  Transforma tu envidia en admiración por los valores del otro.
45.  Transforma tu odio en caridad.
46. No te alabes ni te insultes.
47. Trata lo que no te pertenece como si te perteneciera.
48. No te quejes.
49. Desarrolla tu imaginación.
50. No des órdenes sólo por el placer de ser obedecido.
51. Paga los servicios que te dan.
52. No hagas propaganda de tus obras o ideas.
53. No trates de despertar en los otros emociones hacia ti como piedad, admiración, simpatía, complicidad.
54. No trates de distinguirte por tu apariencia.
55. Nunca contradigas, sólo calla.
56. No contraigas deudas; adquiere y paga en seguida.
57. Si ofendes a alguien, pídele perdón.
58. Si lo has ofendido públicamente, excúsate en público.
59. Si te das cuenta de que has dicho algo erróneo, no insistas por orgullo en ese error y desiste de inmediato de tus propósitos.
60. No defiendas tus ideas antiguas sólo por el hecho de que fuiste tú quien las enunció.
61. No conserves objetos inútiles.
62. No te adornes con ideas ajenas.
63. No te fotografíes junto a personajes famosos.
64. No rindas cuentas a nadie; sé tu propio juez.
65. Nunca te definas por lo que posees.
66. Nunca hables de ti sin concederte la posibilidad de cambiar.
67. Acepta que  nada es tuyo.
68. Cuando te pregunten tu opinión sobre algo o alguien, di sólo sus cualidades.
69. Cuando te enfermes, en lugar de odiar ese mal, considéralo tu maestro.
70. No mires con disimulo; mira fijamente.
71. No olvides a tus muertos, pero dales un sitio limitado que les impida invadir toda tu vida.
72. En el lugar en el que habites, consagra  siempre un sitio a lo sagrado.
73. Cuando realices un servicio, no resaltes tus esfuerzos.
74. Si decides trabajar para los otros, hazlo con placer.
75. Si dudas entre hacer y no hacer, arriésgate y haz.
76. No trates de ser todo para tu pareja; admite que busque en otros lo que tú no puedes darle.
77. Cuando alguien tenga su público, no acudas para contradecirlo y robarle la audiencia.
78. Vive de un dinero ganado por ti mismo.
79. No te jactes de aventuras amorosas.
80. No te vanaglories de tus debilidades.
81. Nunca visites a alguien sólo por llenar tu tiempo.
82. Obtén para repartir.

*Si estás meditando y llega un diablo, pon ese diablo a meditar.

EL RÍO Y EL MAR – KHALIL GIBRAN

“Dicen que antes de entrar al mar, el río tiembla de miedo. 

Mira para atrás todo el camino recorrido, las cumbres, las montañas, el largo y sinuoso camino a través de selvas y poblados, y ve frente a sí un océano tan grande que entrar en él sólo puede significar desaparecer para siempre.

Pero no hay otra manera, el río no puede volver. Volver atrás es imposible en la existencia. 

El río necesita aceptar su naturaleza y entrar en el océano. 

Solamente entrando en el océano se diluirá el miedo, porque sólo entonces sabrá el río que no se trata de desaparecer en el océano, sino convertirse en él ”.

LA AVENTURA DE VIVIR

Desde el sofá de la madurez, después de haber experimentado tantos escenarios de emociones, me asomo al anfiteatro de mi vida y todavía siento que puedo aprender. Todavía necesito mejorar como ser humano. Y antes de que mi corazón deje de latir, me gustaría lograr ser mejor persona, más humilde, más sabia, más bondadosa, más amable.

Seguir viviendo el asombro, la duda, la inocencia, las ganas de volver a empezar, la energía del amor incondicional, la impaciencia por lo bueno, el desinterés por lo malo.

Saboreando el deterioro físico en aras del crecimiento espiritual. Del agradecimiento infinito, de la gratitud eterna.

Mirando el horizonte de la vejez en paz con mi alma y en guerra con el sufrimiento de mi mente.

Apreciar lo vivido y encontrarle sentido a lo mal vivido, a lo malgastado, al dolor y la pena, al cansancio, el hastío y llanto.

Y subirme a la nube del final de la vida con mi nieto cabalgando al compás del viento. Y saber que todo lo que hice fue todo lo que pude y todo lo que dije fue todo lo que supe.

Que venimos al mundo sin manual de instrucciones, sin piezas de recambio, sin segundas opciones. Que lo que al fin pasó, al fin fue inevitable y al final aceptar que pasó lo mejor que podía pasarte.

La vida es un enigma del que no puedes zafarte. Vinimos a vivirla con amor y valentía y coraje.

POEMA DE PERMISIÓN – Jorge Oyhanart

No intentes cambiar a nadie: limítate a iluminar…,porque es tu luz la que invita a tu prójimo a cambiar…,

Que en estos tiempos extraños en que elegiste volver, tu tarea, compañero, no es otra que la de “ser”.

Y si ese que va a tu lado se encuentra dormido acaso, respeta su desarrollo y su aparente retraso…

Contémplalo con ternura y acéptalo tal cual es, y déjalo que prosiga marchando sobre sus pies.

No te olvides que él está siguiendo su “plan de vida”: ese que le armó su alma al preparar su venida.

Y tú no puedes lograr que eleve sus vibraciones ,ni con presiones abiertas ni sutiles empujones….,porque hay ciclos en la vida que no se pueden forzar:¡ya su corazón un día se abrirá de par en par!

Y entenderá cabalmente de forma clara y certera, que esta vida es solamente una ilusión pasajera…

Tú entra en tu propio silencio, y en forma suave y callada, deja que tu luz internase filtre por tu mirada.

Tu impronta suave y serena produce su propia acción, y esparce sobre las cosas silenciosa inspiración…

Y cuando dejas que el otro transmute su propia cruz, no intentas cambiar a nadie…¡pero los cambia tu luz!

RECUERDOS

Cuando no recuerdas nada, cuando todo se te olvida, cuando intentas recordar pero el pasado es mentira y todo lo que viviste se te escapa de puntillas.

¿De qué sirve recordar lo que te hizo sufrir? Recuerda sólo lo bueno, lo demás que te tenga sin cuidado. Rencores, resentimientos, culpas y otros desencantos, ¡qué sabia es tu cabecita, que se olvida de lo malo!

No lo haces a propósito, es tu esencia la que actúa, te protege de los ratos donde viviste amargura. Seguro que fueron muchos, viven en tu pensamiento, por eso dicen los sabios que pienso porque me miento.

Así que dale las gracias a tu alma y a tu esencia que te salca del abismo, de recuerdos e impaciencias.

Que te enseña que el ahora es lo único que importa, que el pasado ya murió y por suerte ya no existe.

Dale las gracias al sol, que amanece cada día, a los pájaros que cantan sin recordar si llovía. La vida siempre comienza, no malgaste tu energía en recordar el pasado que ayer mismo se moría.

OUT OF ORDER

Desconecta del mundo, de los problemas, las notícias, los verbos transitivos y los intransitivos.

Olvídate de todo lo que aprendiste, de lo que te enseñaron, de tus dogmas, de las verdades que son mentira, de las mentiras que son verdad.

Sal de tu cuerpo, y súbete a esa nube, cabalga sobre el horizonte y alcanza el infinito. Que nada te detenga

Pisa los charcos y pinta el arcoiris en tus sueños.

Todo lo puedes, todo lo sabes, todo lo eres.

Mírate después de la tormenta, como el caracol que saca sus cuernos al sol.

Salúdale, comételo, bebételo y fúndete con él. Eres dios, eres el sol, eres el primer principio y el último. Eres el Amor que no se extingue y el fuego que nunca se apaga, el agua que brota siempre y el aire que te acompaña. Respira, siente, ama. Eres por siempre y para siempre. Eres.

A MIS HIJAS

Quererte como eres, no como he proyectado que seas.

Amar todo de tí, incluso lo que no comprendo.

Respetarte como adulta, aunque no me haya dado cuenta de cuándo ocurrió que te hiciste mayor.

Verte y admirar tu camino, en paralelo al mío, pero sin interferir uno con el otro.

Sentirte dentro de mí, aún cuando estés lejos física o mentalmente.

Merecer todo tu amor y saber recibir el que me das, consciente e inconscientemente.

Escucharte sin opinar, apoyarte sin aconsejar, acompañarte sin invadir tu intimidad.

Acunarte, amamantarte, cantarte, acariciarte, abrazarte, pasearte, dormirte, jugar y cansarte.

Eres mi hija y eso es lo único importante.

9 meses en mi panza

Toda la vida en mi corazón ❤