NO PUEDO CALZAR TUS ZAPATOS

Por mucho que quiera no puedo calzar tus zapatos, ni tú estás calzando los míos.

Nos separa una generación y algunos malentendidos.

Yo te hablo con mis deficiencias de madre hiper preocupada, que sufre si te ve mal y cree que de su culpa se trata.

Tu tienes otros problemas que cocimos lentamente, cuando tú eras muy pequeña y yo una ilusa inconsciente.

Hay un abismo generacional que suplimos con amor, pero en la práctica tampoco eso nos logra hacer un favor.

Cada una una mochila de emociones y carencias. Yo me esfuerzo en mi papel y tú ruedas otra escena.

No jugamos el mismo juego, nos separan muchos años. Yo te siento aún mi pequeña, no soporto si te hacen daño.

Te imagino poderosa, divina, grande, preciosa. Y mientras tú no lo sientas, mis palabras están muertas.

Tu me ves muy quisquillosa, puñetera, peligrosa. Mi ayuda condicionada, mi opinión equivocada.

La vida es ese viaje que vivimos sin ayuda, llegamos aquí solitos, nos iremos con ternura, sabiéndonos infinitos, el camino es la tortura.

ENREDADOS

Vidas en tecnicolor, llenas de risas y veras, con niñitos de algodón, que muchas veces dan pena.

Plantas y animales varios sin derechos reservados aparecen en las redes, pobres seres utilizados.

Somos una especie extraña, nos inventamos la vida, pero la vida hace eones que vive sin nuestra compañía.

Nos creemos inventores, descubridores de mundos, controladores de cielos, expertos muy nauseabundos.

Distorsionamos, mentimos, nos sentimos superiores, vendemos a nuestra madre por un puñado de dólares.

Y ya no vemos la tele los que nos creemos listos, ahora andamos en las redes que es lo mismo aunque más ‘fisno’.

Ponemos fotografías y hacemos publicidad de una vida de película que no sabes dónde está.

Todo es pura fantasía, mentiras de celofán, un perfecto escaparate, ¿a quién quieres engañar?

Más te vale separarte de tanta perversidad. Vive un poco para adentro, no engañes a los demás.

MISIÓN CUMPLIDA

No estoy en guerra con nadie, no me busques las cosquillas. Soy feliz con lo que tengo, he sanado mis heridas.

No tengo resentimiento, no envidio tu buena vida, no ambiciono tu dinero, tengo abundancia infinita.

Estoy en paz con los hombres, al menos así lo creo, si sientes que te hice daño, no fue mi intención, compañero.

Vivo dónde a mí me gusta y trabajo en lo que quiero. Disfruto con mis amigos, me divierto con mi nieto.

Estoy sanita y consciente, no me inoculo veneno. No me trago tus mentiras, ya desperté de ese sueño.

Vivo la noche y el día, agradezco lo que tengo, doy gracias por la comida, saludo al sol, cuido mi huerto.

Te miro y aún me pareces bello y lleno de misterio. Nuestra vida es pura risa, hemos descorrido el velo.

Superamos las mentiras, cerramos todos los duelos, creamos la maravilla. Estar contigo es un sueño…Y cuando miro a mis hijas, creo que he sabido hacerlo.

OLOR A TIERRA

No bajes la guardia, estás muy cansada y las luciérnagas están apagadas.

Llueve chirimiri dentro de tu almohada, fuera huele a tierra, dentro a mermelada.

No bajes la guardia, mujer de las lunas, que creas milagros con cada andadura. Eres la princesa de los sueños de oro. Eres fuerte y tierna. Eres un tesoro.

No bajes la guardia, sigue dando teta, como si la tierra estuviera hambrienta, porque mariposas hoy revolotean entre los pezones y las azucenas.

No bajes la guardia, porque ya has ganado todos los trofeos que siempre has soñado, has dado caricias que saben a mar, eres una estrella, eres un volcán.

No bajes la guardia y mírate al espejo y quiérete mucho, ese es mi consejo.

NO LE TEMO A LA MUERTE

Me gusta más la vida porque es lo que conozco, no tengo referencias de mis anteriores muertes.

Algunas fueron violentas y otras prematuras, la mayoría llegaron sin avisarme.

Esta vez es distinto, no le temo a la muerte. He transitado sitios que me acercan a ti.

Y sin embargo, amiga, sé que eres buena gente, que me ayudarás el día que me tenga que ir.

No le temo a la parca, esa señora blanca que te espera a la vuelta aunque no sepas ir.

Me cubriré de estrellas, dejaré hecha la cama y así, poquito a poco, me despediré de ti.

Sé que serás discreta, no harás mucho ruido, me harás bien la maleta y me pondré el vestido más lindo, más ligero, más lleno de colores.

Para irme contigo al país de las flores, sin dolor y sin pena, sin llantos ni condenas, la muerte es una estrella al final del camino, si no le tienes miedo, ella jugará contigo.

Bailaremos los bailes más difíciles y antiguos y así, dando un suspiro, me fundiré contigo, para descansar un poco de tanta algarabía, me iré con la poesía de una tarde de abril.

YA ESTÁN JUNTAS LAS HERMANAS

Ya están juntas las hermanas, la felicidad total son esas sonrisas francas de amor incondicional.

No ocultan nada, se aman, con el amor fraternal que aprendieron de chiquitas, desde su cuna ancestral.

Las hermanas están juntas y yo siento libertad, amor eterno, alegría, siento que todo está ya, que mi misión en la vida ya se puede terminar.

Las hermanas están juntas y juntas han de seguir el camino que las conduzca a vivir siempre felices.

Juntas y por separado, son perfectas para mí❤️

CRÉETELO

¡Vamos, créetelo de una puñetera vez y verás cómo la magia de pronto se rinde a tus pies¡

Es fácil, sólo se trata de tener mogollón de fe, en tus dones y talentos, en tu manera de ser.

¡Todos somos tan distintos y tan iguales a la vez! Todos nos compenetramos, formamos el equipo del SER.

Somos una gran família. Tenemos la misma piel y somos todos hermanos, la Tierra es nuestro sostén.

Algunos nacemos sabios, otros nos acabamos de hacer. Pero todo son milagros. No dudes de tu poder.

Agradezco, me amo mucho, me merezco lo mejor. Soy bueno y bello, soy sabio, soy hijo del mismo Dios, al que rezas a diario sin saber que es tu otro yo.

EL AYNI

Aprendí hace unos años esta bonita palabra que implica un compromiso mutuo de amor y empatía.

El ayni es un acuerdo, un intercambio, una cadena de favores mutuos que te hace crecer en conciencia.

Agradecimiento por los favores y respuesta equilibrada por el esfuerzo.

Estamos tan acostumbrados a hacer las cosas por obligación o por dinero, que hablar de ayni nos resulta ingenuo y estrambótico.

Pero la nueva humanidad se está construyendo con otros parámetros que no son sólo el dinero y el esfuerzo para conseguirlo.

Los dones y talentos de cada uno son para intercambiarlos y compartirlos entre todos.

Eso es AYNI.

Y no es obligatorio, sólo te lo recomiendo para tu mayor bien y crecimiento espiritual.

SUENAN LAS CAMPANAS

Tocan las campanas las once del día, te saludan hoy con más alegría.

Desde hace tiempo cada día es un día para celebrar la vida, pero hay días como éste que son especiales.

Cuando sueltas el miedo, cuando confías, cuando tienes certeza y el amor es tu guía …

La vida se te muestra con más poesía y la magia se instala en tu corazón.

Confiar en que estás haciendo lo correcto, controlar el pensamiento y activar la intuición.

Escuchar las señales que te envía tu cuerpo, hablar poco a los hombres para oír más a Dios.

El mundo se acomoda, el pulso se detiene, el cielo guiña un ojo y te silva una canción.

Las nubes te dibujan corazones bonitos. Hay días cómo éste en que todo es mejor.

ELEVANDO MI FRECUENCIA

¿No te pasa que lo que lees ya casi no te interesa? ¿Que los diarios te aburren y marean tu cabeza?

¿Que no te crees las noticias, los sucesos te dan grima, las desgracias te fastidian y de repente te sientes como si fueras de otro planeta?

¿No te ocurre que te aburren los políticos de turno? ¿Que no te crees sus mentiras? ¿Que no comulgas con sus vaticinios?

¿No te pasa que los sabios, los expertos, los científicos te dan mucha pereza y hasta un poco de hartazgo?

¿No te pasa que prefieres escuchar a ese muchacho que creció en medio del bosque y sabe de hierbas y astros?

¿No te gusta más hablar con tu nieto de dos años? Conectado con su esencia, todo en él es pura magia. Absolutamente sabio, vive el eterno presente, sin mirar el calendario.

Elevando tu frecuencia casi sin darte ni cuenta, entras en tu realidad por la puerta de detrás.

Sin hacer mucho ruido, sin darle bola al vecino. Sacando tus conclusiones sin muchas más distracciones.

Y no te hace falta hablar, ni ya convencer a nadie. Quién Tenga que venir, vendrá. Quién no venga, ni un desaire.

El camino es para todos. Cada uno va a su ritmo. Si tú has llegado primero, será que ya tienes sitio. Para disfrutar de tantas bendiciones y cariños que te has ganado de sobras después de atravesar ríos, después de cruzar montañas y de ensuciarte de barro, querido ser inmortal.

Honra pues ese camino.

Sé la luz que ha de brillar, sé el faro que ha de iluminar, sé el báculo que ayudará a tu amigo a caminar.