CADA UNO VIVE EN SU MUNDO

Y a veces nos encontramos…

Y podemos coincidir, incluso nos enamoramos.

Pero la magia es muy corta, no podemos sostenerla, cada cual vive en su mundo, cada uno en su tragedia.

¡Venimos de tantas leches y de tantas guerras!

Traemos en la mochila agravios y cosas viejas.

Vivir la vida del otro, sus ilusiones, sus penas, es demasiada utopía, no estamos para tantas monsergas.

Con nuestros propios fantasmas nos pasamos media vida, la otra media la gastamos lidiando con nuestras miserias.

Es demasiado difícil coincidir con tus ideas, si no comprendo las mías…cómo quieres que comprenda lo que pasa por tu mente, lo que piensa tu cabeza…

No pidamos imposibles, inocentes almas viejas, no comprenderemos nunca a quien comparte tu lecho, el camino de la mente resulta demasiado estrecho.

Sólo abriendo el corazón te darás por satisfecho.

¿Por qué eres tan egoísta que casi nunca haces eso?

SACRIFICIOS

Ni la palabra es bonita, suena a llanto y a dolor. Sacrificándote en la vida no llegas a ser mejor.

El sacrificio es antiguo, es denso, es demoledor. No conduce a ningún sitio, sólo te causa pavor. No eres dueño de ti mismo, estás a merced de todos. Y tu inútil sacrificio te pone cara de tonto.

Ya no es tiempo de eso amigo, es antigua esa energía, sálvate de ese castigo y perdónate la vida.

Lacerando tus entrañas sólo obtienes más dolor, libérate de la culpa, no ha habido ningún error. Todo es un aprendizaje, apréndete la lección, suelta de una vez el lastre y aligera el corazón.

No te sacrifiques tanto, no pidas tanto perdón. Procura ser bueno, humilde, risueño y muy juguetón. Conviértete en ese niño que olvidaste en la estación de los sueños, de las risas, donde sólo hay corazón, donde existen los fantasmas sin sábanas ni camisón. Donde todas las estrellas bailan contigo al mismo son. Donde están todos los cuentos, donde siempre hay ilusión, en donde existe la magia, en donde reina el Amor.

Vivir para ser felices y morirnos de ilusión, para eso un dia naciste, no para ser el mejor. Que no te den más medallas que oxidan tu corazón.

PEDID Y SE OS DARÁ

Pedid con fe, con confianza, con seguridad.

Pedid sabiéndoos merecedores.

Pedid después de haber hecho lo justo, lo necesario, lo imprescindible.

Pedid y esperad que el cielo os escuche y os devuelva lo que es vuestro.

El mundo de las posibilidades es infinito.

Pide lo máximo, no te conformes con menos.

Todo te pertenece.

Pero andate con ojo, porque también tienes acceso a la abundancia de toda la densidad, la preocupación, los problemas, la enfermedad, el desaliento, la tristeza…

De ti depende que clase de abundancia quieres atraer a tu vida.

Obsérvate, vigila tus pensamientos, no critiques, no seas celoso, no tengas miedo. Somo creadores. Somos magos. Somos dueños de nuestro futuro.

Atrévete a ser feliz.

CONJUGANDO LA ABUNDANCIA

Soy abundante en Amor

Eres abundante en Sabiduría

Es abundante en Paciencia

Somos abundantes en Salud

Sois abundantes en Riquezas materiales y espirituales

Son abundantes en Armonía, Equilibrio, Justicia y Paz.

Agradece por tanta abundancia.

Cuando descubres el infinito de tus posibilidades, se acaba el miedo, el control, la impaciencia, la inseguridad y se despliega ante ti el infinito escenario de la abundancia que eres. Todo está a tu alcance, también todo lo denso y difícil y complicado….

Concéntrate en lo positivo, lo posible, lo fácil, lo bello, lo maravilloso, lo saludable, lo amoroso, lo justo, lo equilibrado y cual orquesta tu vida empezará a sonar armoniosamente.

Todo es posible, todo es perfecto, todo siempre Es como tiene que Ser.

Trabaja y agradece por todo.

El universo se encargará de lo demás.

NO BUSQUES LA APROBACIÓN…

Porque nunca la vas a encontrar en los demás.

Esa sed de aprobación sólo sirve para alimentar tu inseguridad.

Nacemos completos, perfectos, sólo intenta recordar, que a nadie necesitas para Ser y para Amar.

No busques la aprobación en nadie ni en nada más, todos buscamos lo mismo sin saber que en nosotros ya está. Que nadie nunca nos lo podrá dar, que todos andamos huérfanos de tanta seguridad, de autoestima, de amorosa libertad…

Libérate de esa necesidad de andar mendigando amor, de buscar la aprobación, de sentir que eres el mejor.

Respira hermano, respira, todo está en tu corazón.

Ábrelo y encuentra el camino de regreso a la perfección.

MI MISIÓN, MI PASIÓN

Mi pasión es una misión que me viene de muy lejos, de cuando tocaba el tambor sin mirarme en el espejo.

De cuando bailaba alrededor de un fueguito sabio y viejo, y cantaba las canciones que me enseñaron mis ancestros.

Mi misión es mi pasión y soy feliz porque hoy puedo compartirla con la gente, escribirla como un cuento.

Contar historias de siempre, de tiempos que no sabemos si alguna vez fueron nuestros, historias que nos recuerdan que somos perecederos, pero tenemos memoria y algunos nos reconocemos.

Somos los mismos de siempre y venimos de muy lejos, muchos no nos acordamos que todos nos conocemos, que somos todos hermanos, que la Luz es nuestro reflejo.

CONTAGIA AMOR

No podemos hacer más que contagiarnos de amor.

Respirarlo, suspirar, regurgitar el amor.

Que se contagie la gente sin poderlo remediar, sin que nadie nunca encuentre vacuna en ningún lugar.

El amor todo lo puede, el amor todo lo sana, cuando no sepas qué hacer, sólo da tu amor y calla.

Las palabras siempre sobran, no hables tanto y ama más, sé amoroso, comprensivo, compasivo y algo audaz, para no caer en la trampa, para no hacer un salto mortal, para no seguir el juego que te quieren enseñar. La mente no es inocente y siempre te quiere engañar.

Devuelve amor, sólo eso al mundo podrá sanar.

Estamos todos enfermos, solo el amor nos puede curar.

Quiéreme un poquito menos , ámame un poquito más.

ESE FRÁGIL EQUILIBRIO

La vida es un milagro, la vida es sagrada. La vida es maravillosa, mágica y divina.

La vida se abre paso cada día, en cada amanecer, en cada estación, en cada tormenta, en cada atardecer, en cada cosecha, en cada nacimiento, en cada suspiro.

La vida humana es un frágil equilibrio. Del nacimiento a la muerte andamos buscando ese equilibrio.

Al principio nuestro equilibrio es tan inestable, tan dependiente, tan inseguro.

Un bebé es un milagro con infinitas posibilidades, con todas las oportunidades y potencialidades disponibles…

Pero no puede desarrollarse sólo, necesita sentirse seguro, necesita adquirir confianza, necesita sentirse querido, necesita obtener la fortaleza para superar los obstáculos que la vida le proponga para su aprendizaje.

Necesita que su papá y su mamá sean lo suficientemente sabios y equilibrados para adivinar en cada momento sus necesidades, necesita que sus maestros sean lo suficientemente lúcidos y templados para enseñarle con amor y objetividad. Necesita que sus amigos se encuentren en similares circunstancias, y sus abuelos y sus primos y sus tios…

Necesita una sociedad que le ofrezca confianza para poder crecer sin miedo.

Lo necesita todo…y todo es demasiado. Nada es seguro en esta vida. Tal vez solo necesite sentir y recordar que antes de encarnar en este plano ya lo tenía todo, ya estaba completo.

Que todos los niños del mundo encuentren ese frágil equilibrio entre la experiencia y la seguridad en si mismos.

Que todos los niños nazcan en una familia que los ame y respete y atienda sus necesidades físicas y emocionales.

Que todos los niños sean libres, y puedan elegir su futuro seguros de sí mismos, sin carencias afectivad, sin chantajes emocionales, sin abusos de poder, sin abusos sexuales, sin maltratos físicos o psíquicos.

Que todos los niños puedan crecer amorosa y libremente en un mundo mejor.

LOS CONSEJOS DE LA ABUELA

Se dice que el diablo sabe más por viejo que por sabio.

Lo mismo sucede con las abuelas. Somos como los diablillos viejos que a fuerza de equivocarse mucho se hacen sabios.

Habría que escuchar más a los abuelos sabios por viejos. La vejez debería de ser un grado de sabiduría: ‘estoy en primero de vejez’, ‘pues yo ya estoy en cuarto’ diría mi viejo amigo de 90 años…

Los años vividos te ayudan a relativizarlo todo. A medida que el tiempo de vida se acorta, la percepción de la misma se relaja y los días se aprovechan, las horas importan y los minutos se convierten en oro.

Cada palabra importa, cada caricia es un tesoro, cada mirada un mundo como decía el viejo poeta.

La vejez es un privilegio. Ser viejo es un activo en la empresa de tu vida. Un activo que no tiene precio, pero sí mucho valor.

Ser viejo, no significa ser inútil, a pesar de que tu cuerpo se empiece a oxidar. La máquina funciona a ralentí pero tiene pedigrí y garantía de calidad.

Ser viejo y mantener una mente lúcida, debería ser una condición indispensable para llegar al final con dignidad. Para que el último día de tu vida, puedas despedirte de tus hijos y agradecerles por seguir latiendo la vida en su corazón.

Amo ser vieja, significa que he vivido y que sigo aprendiendo a vivir.

ESTE PEQUEÑO RINCÓN

Me ayuda a estar en el mundo, este pequeño rincón.

Me hace la vida más fácil desahogar mi corazón escribiendo mi bitácora en este pequeño rincón.

Y a lo mejor tú me lees y te sirve a ti también y entonces esta alegría se multiplica por cien.

No tengo más pretensión, escribir es mi terapia y aunque me cueste un montón, seguiré pariendo líneas en este pequeño rincón, para aliviar mis angustias, para entenderme mejor, para esperar que me leas aunque no me des la razón.

Somos los seres humanos, seres comunicativos, escuchémonos hermanos, no hagamos tanto ruido, si todos nos parecemos, si somos casi igualitos, no nos creamos más sabios que nadie, querido amigo. Cuanto más seguro estés, más duro será el camino.

Nadie te enseña a vivir, se empieza muy despacito, equivocándote mucho, acertándola poquito, pasamos por este mundo haciéndonos chiquititos, el gigante está escondido en nuestro corazoncito.