¡AY DOLOR!

¡Ay dolor! Que apareces cuando menos te lo esperas, que oscureces mis mañanas y nublas mis primaveras.

¡Ay dolor! Tan doloroso, tan oscuro y dolorido, dolor de noches en vela, dolor de llantos y quejidos.

Sé que tienes un sentido, dolor de tardes eternas, sé que llegas con motivo a dormirte aquí a mi vera.

Pero dueles de lo lindo, dolorcito  endemoniado, eres negro, eres maldito, eres un ser despiadado.

Tennos pena y compasión, tennos amor y cariño, desaparece dolor, vete por dónde has venido.

Eres un ser superior, danos ¡por Dios! un respiro.

ETERNA ESENCIA

Semillita estelar, eterna esencia, capullito de alhelí, alheliloso.

Pedacito de cielo esplendoroso. Trocito de bizcocho dulce y esponjoso.

Eres la eterna esencia, el infinito, la eternidad total en un cuerpito.

El mundo de los sueños se abre paso, cuando te ve llegar, bello Brunito.

Tu abuela, que soy yo, se desmorona. Tiembla, se hace a chiquita y se estremece, porque eres grande, dulce y amoroso. Eres un ser humano esplendoroso.

Un niño sabio, un alma vieja y bella que un día llegó desde una lejana estrella, para abrazar al mundo y darle amor y hacerlo cada día un poco mejor.

Gracias por encarnar pequeño Bruno, tu misión no la sé, más no hay cuidado, seguro que es sagrada y tan preciosa como la madre que te parió una noche hermosa, de miedo y restricciones horrorosas.

NOVENTA AÑOS

Que noventa años no son nada en la inmensidad del universo, que la vida es un suspiro y no te acuerdas de casi nada.

No recuerdas ni tu nombre, pero recuerdas a tu abuela y a tu padre y tu hermana. ¡Qué misterio es la memoria!

Y vives llena de achaques, de recuerdos inconcretos, de dulces y soledades, de dolores mal resueltos.

Vives por inercia propia, porque la vida te deja, sin pasado, sin memoria, aquí y ahora.

Mi querida tía Conchita, hermana de mi mamá, perdónate tanta vida que tuviste lidiar. Tantas horas, tantos días, tantas idas y venidas.

Vete en paz, te lo mereces. La experiencias pasadas, pasadas se quedarán. Vete en paz mi tía Conchita, te espera la eternidad.

EN LA CUERDA FLOJA

Igual que el equilibrista que camina por la cuerda floja, así camino a diario, sin manual ni abecedario. Sin carnet de conducir porque la vida que vives hoy, no la vuelves a vivir.

A puntito de caer, resbalar, desfallecer, hacer ver que tienes miedo o saltar sin que haya red. Voy camino de mi misma, sin el libro de instrucciones, que te diga que eres lista y te dicte las lecciones.

No sé ni por dónde ir, si el camino es corto o largo, sólo sé que he de seguir, frenando y acelerando.

Te solicito paciencia, ser que viajas a mi lado, llegaré sin darme cuenta, mi camino es bien sagrado.

Pero hasta entonces, mi amigo, mi álter ego, mi buen hermano, toma mi mano querido, haz el camino a mi lado.

ME ESTOY PARIENDO

Con contracciones, dolores de primeriza, me estoy pariendo a diario, sin pausa y ninguna prisa.

Me cuido el cuerpo y la mente, intento respirar mucho, conectar con ese ser que quiere venir al mundo.

Es duro el canal del parto, es oscuro y muy angosto y no te dan instrucciones, tampoco te ayudan mucho.

Tú lo debes transitar con confianza total, al final te estás pariendo y eso es todo un festival.

Respeta todo el dolor que pariendo sufrirás, lo que escuece cura mucho, eso decía mamá.

Así que voy a seguir, a ver si antes de morirme, me he podido ya parir y así empezar a ser libre.

TRES HORAS DE OSCURIDAD

Sólo tres horas sin luz y se encienden las alarmas. Se calienta el pensamiento y se congela la casa.

Todo se vuelve sencillo, no funciona casi nada. Empieza a hacer mucho frío, el miedo te invade el alma.

Y no estamos preparados para vivir sin tener luz eléctrica, una tele, la radio o el internet.

Todo está interconectado, y estamos tan encantados, no disponemos de nada y nada está en nuestra mano.

Te recomiendo que tengas una estufa de butano, una radio de galena, leña seca a tu costado.

Mucha fe, algo de paciencia, y el amor que Dios te ha dado.

Cualquier día, amigos míos, tendremos que echarle mano a las velas, las canciones, los cuentos de nuestros antepasados, para que junto a la hoguera nos demos todos las manos.

SIN LUZ

Y se nos fue la luz y no pudimos salir de casa.

Se enfrió la cafetera y se apagó la nevera.

La esterilla no calienta y el teléfono no suena.

No tienes televisión pero eso casi es mejor.

Las persianas no se bajan, el ordenador no va, la radio si no es con pilas no la puedes escuchar.

La sopa no se cocina, hoy no puedes cocinar. Come fruta, zanahorias o queso con uva y pan.

La vida sin luz eléctrica es más fácil y aburrida. Puedes hacer muchas cosas siempre que sea de día.

Salir a comerte el sol, caminar por las veredas de los ríos, de los valles, de las calles y las aceras.

Puedes quedarte en silencio, sin Instagram que te enrede, puedes dar cuerda al reloj, puedes dibujar en las paredes.

Puedes mirarte al espejo, puedes cantar y bailar, sólo tendrás que esmerarte en afinar y soñar.

La vida sin luz eléctrica puede ser fenomenal.

TE PROPONGO UN PLAN

Si pudieras despertarte, saludar primero al sol.

Antes bien desperezarse y desayunar con amor.

Agradecer la comida y salir a caminar, que no haya asfalto a tu paso, sólo pájaros, tierra o mar.

Al acabar, un descanso, antes de ir a trabajar y preparar la comida con paz y tranquilidad.

🥗🥫🥗🥫🥗🥫🥗

Hoy te propongo un juguito de limón fresco y manzana, con apio bien troceadito, zanahoria, remolacha, jengibre y muuucha esperanza.

LOS GUERREROS DEL ARCO IRIS

«Cuando la oscuridad se haga más densa, cuando la Tierra clame de desesperación, cuando plantas y animales sean despreciados y pisoteados por el hombre, vendrán por el Oeste … se les verá llegar. Los Guerreros del Arcos Iris. Que traerán la Luz, el Conocimiento y el Amor al resto de sus semejantes. Enarbolando el símbolo de la Conexión y el Anclaje con el Verdadero Amor».

Hubo alguna vez una anciana llamada Ojos de Fuego, nativa de la tribu Cree de Norteamérica. Esta mujer lanzó una profecía que hasta nuestros días hace eco..

Llegará el día en que la codicia del hombre blanco, del Yo-ne-gi, hará que los peces mueran en las corrientes de los ríos, que las aves caigan de los cielos, que las aguas ennegrezcan y los árboles ya no puedan tenerse en pie.

Y la humanidad, como la conozco, dejará de existir. Llegará el tiempo en que habremos de necesitar a «los que preservan las tradiciones, las leyendas, los rituales, los mitos y todas las viejas costumbres de los pueblos» para que ellos nos muestren cómo recuperar la salud, la armonía y el respeto a nuestros semejantes. Ellos serán la clave para la supervivencia de la humanidad, y serán conocidos como «LOS GUERREROS DEL ARCO IRIS«.

Llegará el día en que algunas personas despierten de su letargo para forjar un Mundo Nuevo de justicia, de paz, de libertad y de respeto por el Gran Espíritu. Los Guerreros del Arco Iris transmitirán el mensaje, para difundir sus conocimientos a los habitantes de la Tierra, a los habitantes de Elohi.

Ellos enseñarán a vivir como vive el Gran Espíritu, y mostrarán cómo ese mundo futuro se ha alejado del Gran Espíritu y por qué razón se encontrará tan enfermo. Los Guerreros del Arco Iris le enseñarán a la gente que este Ser Ancestral, el Gran Espíritu, es un ser de amor y comprensión, mostrarán cómo devolverle a la Tierra, a Elohi, toda su belleza.

Estos Guerreros del Arco Iris proporcionarán a la gente los principios y reglas para hacer una vida acorde con el mundo. Estos principios serán los mismos principios que seguían los pueblos del pasado. Los Guerreros del Arco Iris le enseñarán a la gente los viejos hábitos de la unidad, del amor y de la comprensión.

Y enseñarán por los cinco rincones de la Tierra cómo alcanzar la armonía entre las personas. Le enseñarán a la gente cómo orar al Gran Espíritu de la misma manera como lo hacían los pueblos del pasado, dejando que el amor fluya como las hermosas corrientes que descienden de las montañas, por cauces que las llevan a unirse con el océano mismo de la vida.

Y una vez más renacerá la alegría de estar en compañía, como también en la soledad. Estarán libres de envidias mezquinas, y amarán a sus semejantes como a sus hermanos, sin importar el color de su piel, su raza o su religión. Sentirán cómo la felicidad inunda sus corazones mientras se vuelven cada uno con el resto de la creación. Sus corazones serán puros e irradiarán calidez, comprensión y respeto por la humanidad, por la naturaleza y por el Gran Espíritu. Y una vez más colmarán sus mentes, sus corazones, sus almas y sus actos de los pensamientos más puros, para así aspirar a la magnificencia del Maestro de la Vida, ¡el Gran Espíritu!. Hallarán la fortaleza que se oculta en la belleza de una oración y en los momentos de soledad de la vida.

Y sus hijos nuevamente podrán correr libres y disfrutar los tesoros de la Naturaleza y de la Madre Tierra, libres de venenos y de la destrucción generada por el Yo-ne-gi y sus prácticas codiciosas.

Los ríos fluirán limpios otra vez, los bosques serán abundantes y llenos de hermosura, y otra vez habrá aves y animales sin número. Nuevamente se respetarán los poderes del planeta y de los animales, y la conservación de todas las cosas bellas se convertirá en una forma de vivir.

El pobre, el enfermo y el necesitado recibirán cuidados de sus hermanos y hermanas de toda la Tierra. Y estas prácticas serán de nueva cuenta parte de sus vidas cotidianas.

Los líderes de los pueblos volverán a ser elegidos a la vieja usanza… no por el grupo político al que pertenezcan, ni porque griten más fuerte o presuman más, tampoco por un proceso de intercambio de insultos o acusaciones mutuas; serán elegidos aquellos cuyas acciones digan más que sus palabras. Serán elegidos como líderes o Jefes aquellos que den muestras de su amor, su sabiduría y su valor, que hayan sido capaces de actuar por el bien de todos. Serán elegidos por sus cualidades, no por la cantidad de dinero que posean. Y al igual que los Jefes devotos y considerados de la antigüedad, usarán su amor para entender a la gente y para asegurarse de que sus niños y jóvenes sean educados en el amor, en el trabajo y en el conocimiento de su entorno.

Les mostrarán que los milagros pueden hacerse realidad para curar a este mundo de todos sus males, devolverle la salud y la belleza que antes tuvo.

Las tareas que les esperan a los Guerreros del Arco Iris serán muchas y mayúsculas. Habrá enormes montañas de ignorancia que será necesario vencer; se enfrentarán contra prejuicios y odio. Tendrán que ser dedicados, firmes en su fortaleza y tenaces de corazón. Porque en su camino hallarán mentes y corazones dispuestos a seguirlos en esta senda que le devolverá a la Madre Tierra toda su belleza y su plenitud.

Ese día llegará pronto, ya no está lejos. Llegará el día en que nos demos cuenta de que todo lo que somos, nuestra existencia misma, se la debemos a las gentes que han reservado su cultura y su herencia, a esas personas que han mantenido con vida los rituales, las historias, las leyendas y los mitos. Y será gracias a este conocimiento que ellos han preservado, como volveremos a estar otra vez en armonía con la Naturaleza, con la Madre Tierra y con la humanidad misma. Y descubriremos que este conocimiento es nuestra clave para la supervivencia. Éstos serán los Guerreros del Arco iris, y ésta es la razón que me impulsa a proteger la cultura, la herencia y los conocimientos de mis antepasados. »

NO ME JUZGUES SI NO QUIERES SER JUZGADO

Te crítico, me criticas, no te entiendo ni me entiendes. Crees que todo lo hago mal y yo no sé cómo eres. 

Nos pasamos media vida criticando y chismorreando, juzgando a nuestro vecino, cuando el error está al lado.

No me juzgues si no quieres ser juzgado. Ocúpate de tu vida, deja al otro a su cuidado.

No puedes dictar sentencia con tanta frivolidad. Nadie tiene la respuesta del motivo de los demás.

Estamos acostumbrados a juzgar, a criticar. Nos sentimos los mejores. «A mí eso no me va a pasar… «

El difícil equilibrio de observar, de empatizar. De ser prudente, amoroso, de ponerte en su lugar.

La paja en el ojo ajeno, no nos deja ver la viga en nuestro propio ojo, mírate primero a ti, que seguro tienes mucho también para corregir.

Esta vida es un entreno, un ensayo general, aquí estamos aprendiendo, es un trabajo constante, mírate bien para dentro con eso tienes bastante.