ODA AL PINTALABIOS

Te has quedado para vestir santos mi querido pintalabios. Te han tapado las boquitas y ya no tienes trabajo.

Aburrido en los cajones de cualquier cuarto de baño, te oxidas y te resecas, envejeces a diario.

¡Oh, mi pobre pintalabios! ¡Cuántas tardes de domingo, cuántos sábados pasados, perfilando tantos labios…! Y de repente una noche te condenan al ostracismo, te abandonan, te apartan del escenario.

Tus texturas se secaron, tus colores se apagaron.

¡Oh, mi pobre pintalabios, no sabian lo que hacían cuando te apartaron de mis labios!

ESPERAR CON ALEGRÍA

Esperar, no cansarse de esperar la alegría!

Aunque llueva, aunque truene, aunque te obliguen a llevar mascarilla.

Tú eres más poderoso que cualquiera de tus guías, ya toca que lo comprendas, que lo sientas, que lo ejerzas.

Que dejes de ser esclavo de normas y penitencias, que te quites la pereza, que pienses ya por tu cuenta.

Que no te llenen de miedos, de normas y reprimendas, Que creas más en tí mismo, y en tu hermano en la consciencia.

El castigo, la mentira, el pecado y su condena, son conceptos tan antiguos…¿Cómo no nos damos cuenta?

Las normas no se inventaron para ponernos cadenas, la norma es mirar al cielo, y seguir aquella estrella: tu intuición, tu esencia pura, tu sabiduría hibernada que empieza a desperezarse y a saber que está despierta.

Toma las riendas amigo, empieza ya la revuelta.

ERASE UN VEZ UN VIRUS

No quiero ver a mi nieto con la boca tapada. Por suerte no veo a mis padres, ellos se han librado de esta farsa.

¿Quién lo hubiera dicho yaya, qué allá por el 2020 iríamos con escafandra?

Me parece un desatino, un burla, una fanfarria, si no fuera porque juegan con la salud, con la esperanza. Si no fuera porque hay muertos que se cuentan como un número, si no fuera porque hay miedo, mucho miedo y poco futuro.

Me parecen criminales, esos sabios sin decencia que manejan nuestras vidas como burdas marionetas. Políticos, economistas, expertos en inconsciencia, cada día estáis más solos, dejad de dar tantas vueltas. Este virus inventado para el pánico del mundo, tiene los días contados podéis estar bien seguros. Seguirá muriendo gente, como siempre como antaño, pero los que aquí quedemos saldremos muy reforzados.

La consciencia con mayúscula viene abriéndose paso y no habrá quien la detenga, somos muchos, somos tantos los que estamos ya de vuelta de este mundo de mentira, de esta ilusión ilusoria, de las culpas, los castigos, las penas y las calumnias…Todos somos inocentes, ni siquiera este pobre virus tiene la culpa.

Haz el Amor, grita el Amor, siente el Amor, piensa en Amor, come el Amor, respira el Amor…y no sufras.

LA REALIDAD

Despojados de lo inútil, estamos viviendo un año subidos en la cuerda floja del destino. Vivíamos en la inconsciencia entre conciertos y vinos y en marzo nos dimos cuenta, nuestras vidas son los ríos, como dijo aquél poeta de un lejano siglo…

Y hoy reviviendo las fotos, la música y tus latidos, siento lejana esa vida entre risas y gemidos.

Veo a mucha gente triste, con la boca muy callada, con la mirada perdida, con mucho miedo en sus caras.

Habrá que tener paciencia y no dejarse llevar por la manada, para poder salir de ésta nos hará falta una buena dosis de amor y confianza.

Nos quieren a todos muertos y eso no me gusta nada.

Vamos, vamos hermanitos empezamos la batalla¡¡!!

EL DÍA DE LA MADRE TIERRA

Dicen que hoy es tu día Madre de todos los días.

Que debemos celebrarte, amarte y recompensarte.

Yo siento que es cada día que nos amas y nos guías, que tu amor para nosotros no tiene ni horas ni días.

Yo te siento en mi cabeza, en mis ojos y en mis piernas, te veo en los animales, en las plantas y en los mares.

Te respeto cada día con fervor, con alegría, porque siempre estás dispuesta a darnos tu compañía. En primavera das flores con multitud de colores, en invierno nos das frío para que busquemos abrigo, en otoño caen tus hojas y se renuevan las cosas y en verano…oh! en verano yo te agarro de la mano y salgo contigo al mundo a agradecer a la vida por esta inmensa maravilla.

Madre Tierra, Pachamana, Amalur, Gaia mi hermana, yo te honro cada día, te agradezco por la vida que me ofreces a diario sin esperar nada a cambio.

Por eso, porque hoy es tu día, mi pachamama querida, te regalo mi poesía, y te prometo que siempre viviré contigo consciente de que tu eres mi sustento y mi mejor alimento. Que te debemos cuidar y tener mucho respeto por el agua, por la tierra, por el fuego y por el viento. Por todos los elementos que nos permiten vivir en este planeta perfecto.

Gracias Madre Tierra divina, gracias por darnos la vida.

RELATIVIZANDO

¡Es todo tan relativo, pequeño amigo!

En un instante todo da un vuelco y te caes de culo sobre el asfalto.

¡Y toda tu elegancia se escampa por la estancia!

Frágiles, diminutos, indefensos seres, jugando a ser importantes, sesudos y muy seguros…

Somos una carjada, la caricatura de un muñeco de trapo, somos un escupitajo del sol en una mañana.

Pero el sol nos respeta demasiado para vomitarnos su Luz, debemos ganarla a pulso, y no tenemos ni idea, somos como aquella estrella que hace años se apagó.

¡Qué estropicio! ¡Qué pecado!

¡Cuánta superficialidad! Creemos que somos sabios y no sabemos na de ná…

Con humildad y confianza, intenta alumbrar de nuevo, recuerda que el sol que ves siempre lo llevaste dentro.

LA MALA FE

Me supones mala fe pequeño e inseguro ser.

¿Qué sabrás tú la de fe para adjudicarle una connotación ética? ¿Qué sabrás tú de la ética de una profesión amoral como la tuya? Si¡ digo la tuya, no la nuestra.

A mí me enseñaron la buena fe y siempre he creído en gente de buena fe.

En gente que mira y habla con los ojos, no con la boca mentirosa e interesada.

Me enseñaron en la solidaridad de una profesión que hace tiempo dejó de serlo, en aras de un mercantilismo de takes y cg’s

Me enseñaron a respetar a los mayores de un trabajo artesanal que se ha convertido en una fábrica despersonalizada.

La empatía, la alegría, el disfrute iban de la mano.

Me hablas de mala fe, pequeño y obtuso ser, que no aciertas a ver más allá de tus narices y tu inmenso ego, que algunos ingenuos como yo hemos alimentado.

¿Qué sabrás tú de la fe? Miserable ser pequeño que sólo sabe contar el dinero…

La fe es lo que sigo teniendo a pesar de esa densa energía antigua y obsoleta que destilas por tu boca.

La fe es intentar ponerme en tu lugar pequeño, de pequeño ser carente de amor y de fe.

SI…

Si viviéramos la vida como un cuento infantil, donde buenos y malos se confunden entre sus páginas.

Donde nada es eterno, ni la memoria es tan ruin que te gasta la broma de no dejarte vivir.

Si fuéramos capaces de borrar el pasado, de no tener recuerdos ni buenos ni malos. Viviendo en el ahora, saboreando el aquí y gastándonos bromas como si fuera el fin.

Si todos los humanos fuéramos ese niño que llora cuando quiere comer y dormir, y siempre hubiera a nuestro lado la teta que alimenta, el brazo que consuela, la mamá feliz.

El mundo seria un mundo cargado de inocencia. La tierra sería un lugar donde poder vivir sin lágrimas, sin penas, sin reproches, ni ausencias. Un abrazo sería suficiente. Ese abrazo antiguo que conecta contigo y con todos los que te precedieron.

Si por un instante el corazón gobernara sobre la cabeza y pudiéramos vernos con los ojos del alma, se acabarían las lágrimas y solamente las risas gobernarían el mundo.

Si todo eso fuera posible, tal vez ya no haría falta vivir 80 años aprendiendo a perdonar y a amar.

Pero aun estamos aprendiendo y todavía queda camino por recorrer. Ánimo que la vida es eso y para eso quisiste venir a experimentarla. Sigue practicando.

GANAS DE SIESTA

Hoy tengo ganas de siesta, de tumbarme a la bartola, de escuchar los pajaritos, de ver volar mariposas.

Hoy me embarga un sueño antiguo, un sueño ancestral y eterno. Donde no piquen los mosquitos, ni oiga roncar a mi abuelo.

Ese sueño de película, con una banda sonora que acaricie tu mejilla sin rozarte.

Hoy no puedo hacer la siesta, tampoco podré mañana, pero como aun no estoy muerta, me reservo para el fin de semana.