SIN DERECHO A ENVEJECER

Siempre joven, siempre bella, sin derecho a envejecer. Brillante como una estrella, sensual y alegre como un cascabel.

La vida me trata bien, el sol no quema mi piel y todo lo que me como me sienta la mar de bien.

Eres risueña, pequeña, más bella de lo que fuiste ayer, tu vientre albergó la vida y hoy la puedes detener.

Eres como aquella estrella, que incandescente se ve. No tienes edad, tu tiempo no sabe lo que es correr. Se pararon los relojes, se detuvo el calendario, la primavera que vives es un eterno verano.

Tengo el alma de una niña, que no quiere envejecer, cada día soy más joven, parece que nací ayer.

Tengo inquietud, mucho asombro, muchas ganas de aprender. Soy curiosa y alocada, un volcán en erupción, sólo tienes que acercarte para sentir mi calor.

Me gusta vivir la vida, me gustas tú y me gusto yo, soy feliz, estoy en paz, he cumplido mi misión.

UN MOMENTO PARA TI

Dedícate un momento antes de que estés muerto.

Honra cada día toda tu sinfonía. Eres hijo del viento, único, pluscuamperfecto.

Dedícate un momento y hazte el amor a ti. No gastes en chimangos, las pólvoras de antaño. No alimentes pirañas en tu corazón.

Es muy corta la vida y muy largo el enojo, échale un buen cerrojo al miedo y al dolor.

Ya no vale la pena, vivir en la condena, perdónalos a todos, a ti el primero, mejor.

Somos la maravilla, estrellas del pasado, que un día sin pensarlo llegaron hasta aquí.

Hónrate, homenajéate, ríndete, reinvéntate. Descúbrete infinito, del principio hasta el fin.

Échale los reaños que creas necesarios, retócate las

QUE TU ALIMENTO SEA TU MEDICINA

Es simple, es sencillo, sólo tienes que atender lo que tu boca se mete en el bolsillo.

Tomar consciencia de lo que tu estómago tiene que digerir y de lo que tu hígado tiene que trabajar para filtrar tanta porquería que comes cada día.

Observar lo que tu cuerpo desecha, la frecuencia, la consistencia, la benevolencia con la que, en silencio, te avisa de que algo va mal, de que te estás maltratando. Y sólo tienes un cuerpo, amigo. No hay recambio, por el momento.

Escogiste un envoltorio con una garantía muy amplia, pero casi siempre llegamos al final con todas las piezas demasiado gastadas.

Y.. es tan sabio, nuestro cuerpo, que siempre te da la oportunidad de regenerarse por sí sólo. Pero no le escuchamos, no le atendemos, no le respetamos.

Lo llenamos de pastillas y de comida al mismo tiempo y el pobre no puede discernir qué hacer con tanto deshecho.

Es tan fácil como cerrar la boca y dejarlo trabajar. Dejar que vaya recolocando cada pieza averiada, que vaya limpiando sus conductos, sus benditos órganos que soportan nuestros excesos estoicamente.

Cierra la boca de vez en cuando amigo y empezarás sanar tu cuerpo. Haz la prueba. Escucha a tu cuerpo, que cada día te manda señales para que pares y tomes conciencia que tú eres tu mejor médico, tu mejor maestro, tu mejor amante…

Empieza a tomar el timón de tu nave y condúcela a buen puerto.

Échale amor y mimo a tu vida.

Es hora de despertar

VIVIR ES SENCILLO

“Hoy es el primer día del resto de tu vida”

Levántate y vuélvete a levantar, que los pajaritos siempre vuelven a cantar. Cada día las nubes se levantaran y el sol otra vez te volverá a alumbrar, siempre la vida te puede asombrar.

Vive con pasión y con alegría, como la del niño que empieza otro día, que nada te impida reír y soñar, que todas tus penas se queden en ná.

Ese es mi deseo, querido yernito, que disfrutes siempre de tu lindo hijito, que sea tu guía tu mejor maestro, que su Luz divina llene tu universo.

La vida es sencilla, no te la compliques, ama cada día, sé bueno y sensible. No hay otro secreto para ser feliz, ama y ama y ama y ámate hasta el fin.

TE ESPERO EN MI CASA

Mi casa es un corazón que late sin descanso esperando a que tú vengas y te acunes en sus brazos.

En mi casa hay mucho sol, hay pájaros y palmeras. Gatos que duermen de día y muchas lunas luneras.

Mi casa tiene un almendro, un huerto, viñas e higuera. Tiene cerezas y flores, albaricoques, limones y ganas de fiesta.

En mi casa encontrarás un lugar para meditar, para saludar al sol, para cantar y soñar.

Siempre suena buena música, se come fresco y frugal, en mi casa la energía es siempre muy especial.

Celebramos los solsticios, los eclipses y las lunas, nos rodeamos de hermanos que aman con desmesura.

Te espero pues en mi casa, la casa del corazón, cuando llegues a mi casa comprenderás la razón.

HASTA EL ÚLTIMO SUSPIRO

Y me miro en el espejo y me veo como siempre…¡Qué visión distorsionada! Estás más vieja que ayer y más joven que mañana.

Tienes la piel de tortuga y el corazón de manzana.

Tus ojos brillan a veces cuando no están llenos de agua, tus suspiros de princesa suenan a cantos de rana.

Eres abuela amorosa, fuiste madre, hija y hermana.

También esposa eficiente, actriz, estudiante y casi monja.

¡Qué cortita es esta vida! ¡Cuántos paisajes asoman! Necesitaría vivir mil veces más, muchas más horas, para poder caminar los caminos que me esperan, los pueblitos, las ciudades, los valles y las laderas.

Porque a pesar de mi edad, a pesar de mis ojeras, aún me quedan muchas ganas para gozar en la tierra.

UNA GATA Y UN BEBÉ

Yo ya no quiero jugar, se me pasaron las ganas, me salieron espolones, tengo arrugas, canas y dolores.

Se me ha pasado la vida sin apenas darme cuenta, he pasado de puntillas, entre casas y cubiertas.

Y tú acabas de llegar, a todo le das mil vueltas, te interesan los balcones, las flores, las azoteas. Todo es nuevo para ti, el mundo es un escenario y tú vestido de príncipe eres de todos el más sabio.

Nos miras con esos ojos que lo saben casi todo, tienes toda la ternura, la fuerza, las energías a punto para vivir esta vida.

Entre el principio y el fin, nos pasamos media vida, yo ya no tengo las ganas, pero las tuyas están intactas.

Gástalas con ilusión, que tu vida sea una fiesta, que cantes, juegues y bailes, que aprendas de las afrentas. Que te hagas fuerte y sensible, que tu corazón nunca se endurezca, que a los baches de la vida sepas darles media vuelta.

Todo es para el mayor bien, vive, canta, baila, sueña.

VENEZIA

Un lugar donde volver siempre, siempre, cada día.

Para volver a sentir lo que aquel día sentía.

Es el lugar del no tiempo, una pura maravilla, donde se quedó mi aliento y toda mi sed de vida.

Pasear por tus canales, o perderme por tus calles.

Venezia eres mi refugio, eres mi sueño, el lugar donde la vida se me mostró más gentil. Por tus canales, Venecia, un día sentí morir, de alegría, de nostalgia, de pasión y de belleza, de tantas y tantas cosas que hoy aún guardo en mi cabeza.

Sé que pronto volveremos a sentirnos y escucharnos, los latidos de tus aguas, alimentan mis letargos.

Eres una maravilla, una brisa, una poesía, eres mi mayor anhelo, si en las noches siento miedo.

Espérame un poco más, no te hundas todavía, quiero volver a sentir esa suave melodía, esas góndolas pasar, ese puente dei sospiri, ese aroma a mi otro mar, ese amor, ese deleite.

Venezia eres un lugar que no borro de mi mente.

EL ALMA Y LA VOLUNTAD

Alma de dios ¿dónde fue a para tu voluntad? ¿Por qué vericuetos se esconde? ¿Qué fue lo que hizo que te desconectaras de la vida?

Alma viajera, ¿cuál es tu propósito? ¿Qué me quieres enseñar? ¿Por cuantas pruebas más me vas a hacer pasar para recuperar mi libertad? ¿Podré por fin vivir en paz?

Dime mi alma vieja, ¿qué debo hacer? ¿Cual es el camino? ¿Con quién lo haré?

¿Cuantas pruebas más tendré que pasar? ¿para qué?

¿Me puedes responder?

AYUDA DOMÉSTICA

No quiero que me ayudes, quiero compartir contigo un proyecto de vida en común.

No quiero que me ayudes, porque yo no soy tu jefe, ni tu madre, ni tu señorita del cole.

Y porque yo tampoco sé por dónde empezar. Quiero que aprendamos juntos a coser y cantar. Que juntos podamos cocinar y fregar mientras bailamos un vals.

No quiero que me ayudes, quiero que juegues conmigo a ser papás, a equivocarnos para poder avanzar, a disfrutar de la vida que siempre vuelve a empezar.

No quiero que me ayudes, porque ya no tengo fuerzas para mandar, porque las noches son largas cuando tú no estás, porque la vida sin tí se puede lograr, pero prefiero vivirla contigo hasta el final.

No quiero que me ayudes, sólo quisiera que te amaras más, para darnos más amor y de mayor calidad.

Yo no quiero que me ayudes, yo te quiero pero a mi me quiero más.