PRONTO TE LEVANTARÁS COMO UN FÉNIX – JEFF FOSTER

Uno de los mitos espirituales más peligrosos que hemos heredado es que se supone que la curación es para ‘sentirse bien’.

No. A veces, nuestra incomodidad se intensifica cuando la oscuridad se convierte en luz, cuando el material inconsciente se abre camino hacia la conciencia presente, cuando nuestras viejas ilusiones se queman en una fiebre de curación.

Quizás nuestro malestar no sea un mal, un error o una señal de que hemos perdido el camino de la sanación. Recuerda, la presencia de dolor hoy en realidad puede indicar que nuestro proceso de curación se está intensificando, no estancando; que ahora estamos más despiertos y sensibles que nunca, menos insensibles, menos dispuestos a dar la espalda, más en contacto con nuestra sagrada vulnerabilidad.

Existe tal tendencia en nuestra cultura a evitar molestias de cualquier tipo, distraernos de ellas, etiquetarlas como ‘incorrectas’ o ‘negativas’ o incluso ‘no espirituales’, meditar o medicarlas. Gran parte de nuestra medicina occidental está orientada a la eliminación de los síntomas, el silenciamiento de la disrupción, el adormecimiento del caos y el viaje hacia una «normalidad» socialmente aceptable.

Pero a veces, amigos, ya no nos interesa ‘volver a la normalidad’. Lo ‘normal’ era el problema, no la solución. El statu quo necesitaba cambiar. Era inestable y falso. Nuestra vieja concepción de la realidad nos mantenía atrapados y necesitábamos liberarnos. A veces, una «normalidad» adormecedora y destructora del alma necesita romperse en caos y crisis; nuestro dolor y tristeza, frustración, agotamiento, miedo y dudas necesitan sentirse más plenamente que nunca antes, y el corazón necesita abrirse más completamente.

¡Que soplen, pues, los vientos, que bramen las tempestades, que todo lo falso se purifique, que todo lo muerto permanezca muerto, que la vida estalle allí donde estés! Solo estás siendo invitado ahora a una sanación más profunda, amigo, aunque se sienta como si estuvieras ‘peor’, aunque el corazón esté tierno y crudo, ¡aunque todavía no puedas sentir tu mañana!
¡Pronto te levantarás como un fénix!

EN PIE DE PAZ

Batallón de almas en pie de paz.

Defendiendo la alegría y la felicidad.

Esculpiendo la vida en equilibrio, armonía, amor y amistad.

Estamos todos unidos en pro de la honestidad, del buen rollo, del camino que siempre podrás andar.

Batallón en pie de paz, para el mayor bien de tu alma, para volver a empezar, con la certeza de que todo, absolutamente todo, siempre se puede superar.

Suelta el miedo, basta de lágrimas, nadie podrá eliminar la luz que siempre ilumina tu mirada celestial.

Eres más fuerte que el viento, valiente, eterna, inmortal.

La fuerza que llevas dentro es más grande que el océano, más brillante que la luz, más bendita que la tierra, esa es la fuerza que eres TÚ.

UN MAR INFINITO

Te espera un mar infinito de ternuras y bondades, un mar de seres bonitos, un mar de amores amables.

El mar de las caracolas que le cantan a la luna, el mar de los caballitos que por la noche te acunan.

Te espera todo el océano con delfines que susurran canciones en el oído que curan las amarguras.

Te espera el mar de las diosas que sanaron sus heridas bailando con los gigantes las más bellas melodías.

Te espera lo que tú quieras, princesa de las estrellas, tú tienes todas las llaves que abrirán todas las puertas.

CUANDO LO URGENTE TE APARTA DE LO IMPORTANTE

A veces lo urgente te aparta de lo importante.

Nada importa entonces ante la urgencia de sostener, de estar, de permanecer en paz y con la firmeza y el amor necesarios para ayudar sin invadir, para apoyar sin agobiar, para abrazar sin apretar, para escucharte sin hablar.

A veces es urgente dar un salto y agarrar la fuerza del corazón, la paciencia, la equidad, la justa palabra buena que sane tanta maldad.

A veces sólo hace falta que te pongas a cantar que mires a las estrellas, que abraces al teu gegant.

UNA FAMILIA NORMAL

Y venimos a aprender cómo poder deshacer el enredo, el deshonor, el horror, el displacer.

Y empezamos a vivir sin saber bien cómo es. Si es normal lo que te dicen, si está bien lo que tú ves.

Desconectas tu intuición, el corazón ya no siente, sólo piensa la razón, te domina el subconsciente.

Esa familia normal que en cada casa aparece, resulta un negro alacrán, un empacho de la mente.

No existe normalidad que sostenga el inconsciente, la terrible vanidad, ese cinismo indecente.

Las familias de verdad no nacen de las mentiras, las sostiene la verdad, la inocencia compartida. Las ganas de mejorar y remendar las heridas.

LECCIONES DE VIDA

La vida no està en los libros, la vida está en las aceras, en el puchero del niño, en el café de la abuela.

La vida no la regalan, no hacen rebajas con ella. La vida se hace mayor, mientras tú bailas con ella.

La vida es un cuento chino, sin príncipes ni princesas. La vida es un laberinto y la salida está a la vuelta.

La vida es una locura siempre con final feliz, cuando entiendes que la vida sólo está dentro de ti.

PERDERSE EN LAS PALABRAS

Palabras que confunden, palabras que te enredan, palabras que discurren entre risas y veras.

Palabras de mentira, palabras verdaderas. Palabras que hacen daño, palabras muy perversas.

Palabras en los sueños que se hacen realidad, palabritas de niños que aún no saben hablar.

Palabrejas de viejos cansados y aburridos, palabras que te abrazan sin hacer mucho ruido.

No digas más palabras, descansa el pensamiento . No aciertas con palabras a saber lo que pienso.

Hoy sobran las palabras, hoy prefiero el silencio.

CRECIENDO

Y cuando parecía que no había camino, aparecían las flores más hermosas.

Cuando creías que no tenías salida, se te mostraba el arcoiris más brillante.

Cuando tu mundo perfecto y ordenado se desmoronaba, surgía la vida llenándolo todo de color y esperanza.

Cuando ya no podías respirar, el universo te regalaba un viento suave, delicado y amoroso que te envuelve de paz y alegría.

Crisis, oportunidades, nuevos comienzos, renacimiento, resucitación.

Dale la oportunidad a la vida de mostrarte su mejor versión.

Nada es irreversible, todo es irrelevante. Crecemos después de la enfermedad y la fiebre.

El camino es eterno y las posibilidades infinitas.

SUSHI

«Sufridora como sábana de abajo», eres una gata sabia, bella, vieja e inocente, una gata transparente, la gata de las mil casas en la ciudad permanente.

Pasas desapercibida gatita del descampado, te recogí y a mi lado viviste la libertad.

Pero tu misión mayor fue cuidar de mis cachorros y de cachorro en cachorro hoy sigues viviendo en paz.

Eres esa gata anciana con su energía sagrada que sanas, limpias y acabas con la oscuridad total.

Porque tienes muchas vidas recorridas y vividas, porque tu misión Sushita es eterna y celestial.