SIN DERECHO A ENVEJECER

Siempre joven, siempre bella, sin derecho a envejecer. Brillante como una estrella, sensual y alegre como un cascabel.

La vida me trata bien, el sol no quema mi piel y todo lo que me como me sienta la mar de bien.

Eres risueña, pequeña, más bella de lo que fuiste ayer, tu vientre albergó la vida y hoy la puedes detener.

Eres como aquella estrella, que incandescente se ve. No tienes edad, tu tiempo no sabe lo que es correr. Se pararon los relojes, se detuvo el calendario, la primavera que vives es un eterno verano.

Tengo el alma de una niña, que no quiere envejecer, cada día soy más joven, parece que nací ayer.

Tengo inquietud, mucho asombro, muchas ganas de aprender. Soy curiosa y alocada, un volcán en erupción, sólo tienes que acercarte para sentir mi calor.

Me gusta vivir la vida, me gustas tú y me gusto yo, soy feliz, estoy en paz, he cumplido mi misión.

UN MOMENTO PARA TI

Dedícate un momento antes de que estés muerto.

Honra cada día toda tu sinfonía. Eres hijo del viento, único, pluscuamperfecto.

Dedícate un momento y hazte el amor a ti. No gastes en chimangos, las pólvoras de antaño. No alimentes pirañas en tu corazón.

Es muy corta la vida y muy largo el enojo, échale un buen cerrojo al miedo y al dolor.

Ya no vale la pena, vivir en la condena, perdónalos a todos, a ti el primero, mejor.

Somos la maravilla, estrellas del pasado, que un día sin pensarlo llegaron hasta aquí.

Hónrate, homenajéate, ríndete, reinvéntate. Descúbrete infinito, del principio hasta el fin.

Échale los reaños que creas necesarios, retócate las

QUE TU ALIMENTO SEA TU MEDICINA

Es simple, es sencillo, sólo tienes que atender lo que tu boca se mete en el bolsillo.

Tomar consciencia de lo que tu estómago tiene que digerir y de lo que tu hígado tiene que trabajar para filtrar tanta porquería que comes cada día.

Observar lo que tu cuerpo desecha, la frecuencia, la consistencia, la benevolencia con la que, en silencio, te avisa de que algo va mal, de que te estás maltratando. Y sólo tienes un cuerpo, amigo. No hay recambio, por el momento.

Escogiste un envoltorio con una garantía muy amplia, pero casi siempre llegamos al final con todas las piezas demasiado gastadas.

Y.. es tan sabio, nuestro cuerpo, que siempre te da la oportunidad de regenerarse por sí sólo. Pero no le escuchamos, no le atendemos, no le respetamos.

Lo llenamos de pastillas y de comida al mismo tiempo y el pobre no puede discernir qué hacer con tanto deshecho.

Es tan fácil como cerrar la boca y dejarlo trabajar. Dejar que vaya recolocando cada pieza averiada, que vaya limpiando sus conductos, sus benditos órganos que soportan nuestros excesos estoicamente.

Cierra la boca de vez en cuando amigo y empezarás sanar tu cuerpo. Haz la prueba. Escucha a tu cuerpo, que cada día te manda señales para que pares y tomes conciencia que tú eres tu mejor médico, tu mejor maestro, tu mejor amante…

Empieza a tomar el timón de tu nave y condúcela a buen puerto.

Échale amor y mimo a tu vida.

Es hora de despertar

VIVIR ES SENCILLO

“Hoy es el primer día del resto de tu vida”

Levántate y vuélvete a levantar, que los pajaritos siempre vuelven a cantar. Cada día las nubes se levantaran y el sol otra vez te volverá a alumbrar, siempre la vida te puede asombrar.

Vive con pasión y con alegría, como la del niño que empieza otro día, que nada te impida reír y soñar, que todas tus penas se queden en ná.

Ese es mi deseo, querido yernito, que disfrutes siempre de tu lindo hijito, que sea tu guía tu mejor maestro, que su Luz divina llene tu universo.

La vida es sencilla, no te la compliques, ama cada día, sé bueno y sensible. No hay otro secreto para ser feliz, ama y ama y ama y ámate hasta el fin.

TE ESPERO EN MI CASA

Mi casa es un corazón que late sin descanso esperando a que tú vengas y te acunes en sus brazos.

En mi casa hay mucho sol, hay pájaros y palmeras. Gatos que duermen de día y muchas lunas luneras.

Mi casa tiene un almendro, un huerto, viñas e higuera. Tiene cerezas y flores, albaricoques, limones y ganas de fiesta.

En mi casa encontrarás un lugar para meditar, para saludar al sol, para cantar y soñar.

Siempre suena buena música, se come fresco y frugal, en mi casa la energía es siempre muy especial.

Celebramos los solsticios, los eclipses y las lunas, nos rodeamos de hermanos que aman con desmesura.

Te espero pues en mi casa, la casa del corazón, cuando llegues a mi casa comprenderás la razón.