ODA AL PINTALABIOS

Te has quedado para vestir santos mi querido pintalabios. Te han tapado las boquitas y ya no tienes trabajo.

Aburrido en los cajones de cualquier cuarto de baño, te oxidas y te resecas, envejeces a diario.

¡Oh, mi pobre pintalabios! ¡Cuántas tardes de domingo, cuántos sábados pasados, perfilando tantos labios…! Y de repente una noche te condenan al ostracismo, te abandonan, te apartan del escenario.

Tus texturas se secaron, tus colores se apagaron.

¡Oh, mi pobre pintalabios, no sabian lo que hacían cuando te apartaron de mis labios!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s