TRECE DE JUNIO

Es mediodía, casi las tres de la tarde supongo…

El sol está encima de mi, empieza a descender

El río no deja de sonar, dentro de un mes se secará, me dice el sabio

Hay moscas, lagartijas y muchas flores

No hay mosquitos tigre ni cucarachas…

Hay hormigas y algún mosquito chiquitito que saluda sin picar

Hay viento, nubes, montañas, hojas secas y hojas verdes

Infinidad de arbustos, seguro que muchos comestibles. No los conozco, nací en una ciudad…

Hay piedras, musgo, troncos secos, troncos mojados

Hay pájaros que cantan aunque no los veo

Hay un cielo azul

Hay una mente que se aquieta y un corazón que se ensancha

Hay agradecimiento y humildad

Hay vida

Hay AGUA, TIERRA, FUEGO, AIRE, ÉTER

RESPIRO Y ME SANO

NO HAY TIEMPO, NO HAY SOLEDAD

NO HAY MIEDO NI ANSIEDAD

JALLALLA♥

EL VALOR DE LAS PEQUEÑAS COSAS: un caramelo de café

Treinta horas de retiro dan para mucho. Aprendes a valorar una taza de café y cuando encuentras en la mochila un pequeño caramelo te sabe a gloria.

Una hormiga me recorre el pantalón buscando comida. Cuánta humildad nos enseña la naturaleza. Aquí hay que buscarse la vida, no pueden comprarla y ponerla en la nevera…

Vivimos en un mundo inventado, irreal. De espaldas al sol y a la lluvia. Insignificantes insectos lo habitan y lo equilibran y unos groseros y gigantes seres lo estamos destruyendo.

Bailan los mosquitos alrededor de mi cara, pero no me pican sólo danzan y se ríen de mí, de mi inutilidad dentro de este bosque perfecto y equilibrado que me causa paz y un delicioso aburrimiento que me permite sanar mi estrés. Extraña palabra que sirve para cualquier cosa y que no significa nada.

Una bendición poder recuperar el equilibrio perdido por un trabajo y un ‘modus vivendi’ que alimenta hospitales y tumbas.

Ha salido el sol sin chispa de aire, que lo baile, que lo baile, que lo baile…

ESCUCHANDO EL SILENCIO DE LA MENTE

Pasan abejas, vuelan mosquitos, suenan los cantos de los pajaritos

A las hormigas les gusta mi ombligo

El rio llora, el fuego me habla, se oyen los truenos y las nubes se levantan

La Madre Tierra me ha hecho un regalito

Oigo mi estómago, huelo mi boca, y me alimento de lo que toca

Ha habido rayos, también centellas, en la montaña bailan las abuelas

ETERNO RETORNO 2

Igual y distinto…eterno retorno

Sabio e ignorante…eterno retorno

Enfadado, alegre…eterno retorno

Despierto, dormido…eterno retorno

Relajado, ansioso…eterno retorno

De ida, de vuelta, empiezas y acabas, siempre es también nunca…

Eterno retorno de risas, de llantos, de penas, de glorias, triunfos y fracasos…

Vida transitoria, te amo como eres…una cabra loca.

HACERSE EL TONTO

Hay que hacerse el tonto para sobrevivir

Atravesar las palabras y hablar con las miradas

Contar hasta catorce sin dejar de sonreír

Y callar a tiempo para no decir otra bobada…

Hay que hacerse el tonto para no discutir

Dejar pasar las horas, respirar a bocanadas

Comprender que la boca siempre tiende a mentir

Abrir el corazón, hablar con la almohada

No digas la palabra que sirva para herir

Que ningún ser querido jamás pueda decir

Que ofendiste su alma, que fuiste cruel y vil

Que sean tus palabras un abrazo sin fin.

TRANSPARENTE

Una voz transparente, sin pasado, ni presente. Fui una voz transparente en el inmenso torrente de voces viejas, ausentes.

Fui la voz que no sonaba, la voz que hasta molestaba, no encontré nunca mi espacio, me negaron el trabajo. Heredé los enemigos, las peleas, los castigos…

Tenía bonita voz, no era dura, ni precoz. Tenía buena dicción, interpretaba con rigor y sonaba a los antiguos, no en vano fui su pupilo.

Aprendí a respirar mientras me ahogaba sin cesar. Era tanta la emoción que me perdí la función.

No llegué nunca estrenar mi papel original…y así me pasé la vida, esperando la convocatoria que me diera el pistoletazo de salida.

Después de escuchar un doblaje estupendo de 1991 ….

E PUR SI MUOVE…

Tot es mou i a la vegada resta quiet.

Pareciera una contradicción, pasamos del día a la noche sin solución de continuidad. Caminamos por las horas como si tuvieran vida, como si se movieran. Inventamos los relojes, malditos relojes, para contar los minutos y ponerles precio…Nos convertimos en esclavos del tiempo.

Nos enredamos en las redes de nuestra propia red, somos nuestros propios carceleros. Quisimos encerrar la vida, fragmentarla, contabilizarla…

La Vida No Tiene Precio. La Vida Tiene Valor, y ya lo dijo el sabio poeta que “todo necio confunde valor y precio”

Nuestro hermoso y frágil y poderoso y delicado y equilibrado y perfecto planeta azul, se mueve, gira y se desliza en torno a su sol, sol que lo fecunda y lo llena de vida y los seres sin conciencia que lo habitamos pretendemos encerrar su exquisito movimiento dentro de las agujas de un reloj!

¡Unámonos al baile del planeta y dancemos con la tierra la danza del amor sin tiempo. La danza infinita del universo!

EL UMBRAL DEL RUIDO

Suena el ruido y me quiero ir…

Suenan las voces y me quiero morir…

Suenan canciones, palabras, conversaciones…

Suenan altas las discusiones, las contradicciones…

Suena el ruido absurdo del humano, el ruido de las palabras vacuas, el ruido de las risas y los llantos…ruido y más ruido sin sentido ni fin.

Quiero el sonido de los pájaros, de los ríos, de las hojas de los árboles, de los mosquitos y los escarabajos.

Quiero el maullido de mis gatos y la huella de mis zapatos.

Quiero un mundo sin ruido.

Quiero tu amor hasta el infinito.

SABIOS…¿SABIOS?

Aprendices de sabios viajamos por la vida dando lecciones y repartiendo consejos. ¿Qué sabemos de nada ni nadie para permitirnos semejante osadía?

Imprudentes abrimos la boca demasiadas veces, sin pensar en las consecuencias…Ofendemos a los demás, los subestimamos, como si fuéramos sabios, como si lo hubiéramos superado ya todo, como si…

¡Qué incautos!¡Qué ilusos!¡Qué imprudentes!

No sabemos nada de nosotros mismos y ¿pretendemos conocer a los otros?

Si cada uno se mirara a sí mismo, si supiéramos hacer introspección y ser nuestros propios maestros, tal vez dejaríamos de opinar y ‘salvar’ a los demás.

Cada vida es única, intransferible. El camino es personal, la experiencia individual, el aprendizaje es de cada uno y al ritmo de cada uno. Nadie puede calzarse los zapatos de otro. Superar los traumas, aceptar la vida, aprender a soltar. ..Es un trabajo propio y solitario. Tan solitario como nacer, tan solitario como morir.