EN LA VIDA TODO ES IR

Cuando yo era niña casi siempre estaba triste. Me hice mayor deprisa y casi nunca reía. Y creí que la vida no era divertida.

Fui muy obediente y extremadamente complaciente. Amé mucho a mis padres y me olvidé de mi. Mi carita de niña se volvió trascendente y me puse muy seria y un poquito infeliz.

Me escondí en las canciones y en el sol del verano, me agarré de la mano de mi yaya enlutada, me creí la más lista, me enfundé en mi armadura y toda la amargura se apoderó de mí.

Y no supe reírme de la risa, ni llorar con el llanto. Mi refugio perfecto fue esconder mis encantos. Y así, muy transparente, calladita y discreta dejé de ser la niña de la carita seria.

Me aprendí las lecciones, dibujé mi careta, para que tú ni nadie me llamara indiscreta. Me volví resabiada, solitaria, enfadada. Una chica muy bella, que nunca se miraba.

Hoy sé que nada es grave, que la vida es un juego. Que nada vale tanto, que el valor no es precio.

Que estamos de viaje, siempre, siempre aprendiendo. Que el regalo mejor es vivir el misterio.

Mi carita de abuela se ha vuelto más graciosa, me río de mi misma cuando huelo una rosa. Me miro con ternura, me abrazo con cariño, y doy gracias al cielo por todo lo vivido.

LA CUESTA DE LA VIDA – FEDERICO G. HAMILTON

Si un día el camino, que venía liviano/
Se te vuelve oscuro, y encima empinado/
Buscá a tus amigos, tomales sus manos/
Apoyate en ellos, para repecharlo.

No lo intentes solo, no podrás lograrlo/
Y si lo lograras, será a un costo alto/
Con los que te quieren, se hará más liviano/
Y todo lo oscuro, un poco más claro.

Cuando el cuerpo afloje, te sientas cansado/
Cuando la tristeza, a tu alma haya entrado/
Buscá a tus amigos, buscá a tus hermanos/
Contá con nosotros, que para eso estamos.

Lo oscuro permite, distinguir lo claro/
Se conoce el dulce, probando lo amargo/
Tras subir la cuesta, se disfruta el llano/
Así es nuestra vida, te lo juro hermano.

En los tiempos duros, encontrarás manos/
Abiertas, tendidas, de amigos, de hermanos/
Ya para empujarte, ya para un abrazo/
Y al fin de la cuesta, disfrutá del llano!

EL BESO DE BUENAS NOCHES

Hay muchas cosas que hacíamos antiguamente que hoy me parecen una barbaridad.

Una de ellas era ‘obligar’ a los niños a dar el beso de las buenas noches o el abrazo de los buenos días.

Los niños son pequeños, graciosos, tienen genio y sobre todo saben lo que les conviene, muchas veces mejor que sus propios padres.

Saben con quién quieren estar y con quién no. Saben lo que necesitan comer y tienen sus preferencias y gustos definidos.

Habría que respetar más a los niños y no tratarlos como si fueran juguetes o muebles que podemos trasladar de un sitio a otro.

Como si fueran sordos y no escucharan nuestras conversaciones, como si fueran insensibles y no se dieran cuenta de nuestros estados de animo, como si no les afectara nuestra relación con ellos.

Los niños son material sensible, porque parece que no están, que no se enteran, pero su mundo es permeable y absorbe cualquier cosa de su entorno.

Una imagen, un ruido, una palabra, una emoción, una energía discordante. El equilibrio, la paz, la seguridad, la armonía.

Se hacen leyes para ‘defender’ los derechos de los niños. Pero la mayoría de las veces no se les tiene en cuenta y casi siempre se les ‘obliga’ ¿por su bien? a hacer cosas que no quieren hacer.

No respetamos a los niños y los niños arcoiris que empiezan a habitar este planeta merecen nuestro respeto.

Aprendamos de nuestros niños, ellos son hoy los maestros.

Los hombres y mujeres de la nueva era de Acuario. Que dan los besos a quién quieren, cuándo quieren y porque quieren, en libertad, respeto y amor.

DE AQUÍ PARA ALLÁ

Y vas de aquí para allá, sin llegar a ningún sitio, sin querer nunca parar.

Siempre activa y preparada por lo que pueda pasar.

Pero nunca pasa nada, todo ocurre en tu mental.

Necesitas ir pa’fuera, pa’dentro a veces duele más.

Y me ocupo de mis nietos y limpio y compro y me harto a cocinar…

Soy la señora perfecta, siempre atenta a los demás.

Siempre a punto y muy dispuesta, no quiero nunca fallar.

Y…no tengo nuca tiempo y … no puedo descansar.

Mi vida es un torbellino, un carrusel infernal.

Si me permitiera parar, si por un momento me viera,

Si me quisiera un poquito más…

Tal vez, entonces me daría cuenta de que no soy tan especial.

Que si no estoy no hago falta, que no necesito destacar y parecer necesaria.

Nadie es imprescindible amiga.

Ocúpate de ti mismo que el otro de él se ocupara.

Aprende a hacer lo que te gusta. ¿Acaso lo sabes ya?

Y mírate en el espejo, y párate a respirar.

Y contempla aquella nube y escucha al gorrión trinar…

Que los días son las horas que pudimos apreciar.

Que los momentos perfectos se escurren sin descansar.

Que nadie te necesita, es tu ego nada más que necesita ser útil, no te va a dejar en paz…

Recupérate a ti misma, respétate un poco más.

Aprende a ser importante para ti, no para los demás.

El amor a los demás empieza porque hoy, mi amiga, te ames tú un poquito más.

EN SILENCIO

En silencio, de puntillas, como yendo en procesión, aprovecho los momentos de mi total conexión.

Desconecto del ruido y me zambullo en silencio en los sonidos perfectos de mamá naturaleza.

Ella es la delicadeza, la sutilidad mayor, el equilibrio perfecto, el descanso y el amor.

Con ella siento el reposo de mi cuerpo y de mi mente, la tierra te da una suerte de paz tan pura y divina que nunca nada en la vida te puede sentar mejor.

La tierra es suave y potente, es autèntica y valiente, es también muy delicada pero nunca está cansada.

La tierra es tu madre hermano, y te agarra de la mano, te acaricia, te consuela, te sostiene y te alimenta.

Es esa madre amoroso que siempre te ve preciosa, que te ama sin mesura, que te quiere con locura.

En silencio, dulcemente, siéntela siempre presente y agradece su presencia hasta el día de tu ausencia.

CONSEJOS DE ABUELA

Come cuando tengas hambre, duerme cuando tengas sueño. Vístete cómo te guste, canta aunque no tengas tiempo.

Bebe el agua de la lluvia, juega con el sol y el viento, sonríe a las mariposas, baila con los elementos.

El fuego, la tierra, el agua, el éter, la conciencia, el viento…

Disfrázate de tormenta y resuena en el firmamento.

Y sé firme como el árbol y flexible como el cuerpo que camina de puntillas sobre el junco. Resucita de entre los muertos que se pasan media vida pensando en los cementerios.

La vida es para vivirla con alegría y aliento, que total con cuatro días, vale más estar contento.

PURA MAGIA

Las cosas maravillosas no tienen explicación. No pretendas ser un sabio llenito de erudición.

Querer entenderlo todo, ser un charlatán de feria que repite como un loro lo que otros le proyectan.

Que la vida es pura magia y no tiene explicación. Por lo menos esa burda y estúpida concreción que te explican en las aulas y en la televisión.

Los expertos, los maestros, los que saben un montón, no tienen ni puta idea de tu divina intuición. La vida no es sólo materia, no alimentes la tercera dimensión.

Vuelve la vista hacia el cielo y abre tu corazón.

Ni dinero, ni riqueza, ni trabajo ni ambición…

Llegamos aquí sin nada, desnúdate el alma amigo, siente esa vibración que hoy sale de tu pecho y llega a mi corazón.

Somos estrellas fugaces vestiditas de ilusión, vamos de fiesta en fracaso, de risa y llanto, de desamor en amor.

Aprendiendo a cada rato, disfrutando del trayecto, sacudiéndonos el miedo y mirando con el ojo que todo lo ve y lo siente a ese corazón ardiente que sólo quiere vivir en paz con el firmamento y con todo lo sutil.

Que no es todo lo que vemos. Que hay que mirar el misterio, que el sol sale cada día y hoy es siempre todavía.

CONTRASTES

Un pajarito, una flor, un gato una coliflor.

Una maceta, un geranio, un ruido, un descalabro.

Un huerto, un perro ladrando, la luna y el sol brillando.

Los coches, las carreteras, las terrazas, las aceras.

Mi vecino bostezando, un avión cerca despegando, el zumbido de una mosca, la espinaca, la alcachofa.

Un balcón lleno de polvo, un ascensor retumbando, la escalera, las afueras y algunas gasolineras.

El fresquito de la noche, la estrella de medianoche, el pajarito cantando y las nubes saludando.

Si pudieras escoger…¿dónde prefieres crecer?

Yo quiero morir un día rodeada de alegría, de mariposas y flores, de luciérnagas y olores.

De noches llenas de estrellas, de soles y lunas llenas.

De mosquitos y de arañas, de canciones y montañas.

Con mis hijas a mi lado cogiéndome de la mano y mi amor a mi costado besándome con cuidado.

SIEMPRE DE AQUÍ PARA ALLÁ

De aquí para allá pero contigo siempre.

De aquí para allá con la luz de tu presente. Con la alegría de tu ser resplandeciente.

Transitando la ansiedad, los nervios, la soledad. Pero sabiéndote dueña de tu total libertad. De tu amor y de tu paz.

Siempre de aquí para allá, porque la vida es un juego y nunca puedes dejar que la partida más linda la dejes hoy sin jugar.

No importa si no la ganas, no importa si has de volver a empezar, el jugar es lo que importa, y lo demás qué más da!

Vamos de aquí para allá, con la cabeza bien alta, con mirada transparente, fundiéndome en el presente sin mirar hacia el mañana.

Siempre de aquí para allá, con mi vida por bandera, sintiéndome la primera, la mejor, la menos tonta, la más sabia, la más bella, ligera como esa estrella que de noche te saluda y te dice: » venga, vamos, ya llegas, no temas, sigue la ruta «

LA VIDA ESTÁ AFUERA

Canciones, series, películas, historias, desilusiones, reels, waphsups y otras delicias que alimentan emociones…

Fotos, frases, tonterías, chistes, recetas, funciones. Caras, cuerpos, vaguerías, vestidos y distracciones.

La vida en una pantalla, llena de rayos y truenos. Nos parece ser muy vivos, pero cada vez estamos más muertos.

Conectados a unos cables invisibles, poderosos, que nos hacen sentir grandes, como si fuéramos osos.

Pero los osos son libres. Viven, respiran, se nutren, se aparean cuando pueden, no trabajan, ni conducen.

No tienen que distraerse, gastar dinero en vestidos, comen si les apetece, duermen si hace mucho frío.

Esclavos del nuevo orden mundial, rancio, trasnochado. Somos una especie rara que mira para otro lado.

De espaldas al sol y al aire. Calzados con armaduras, vestidos con telas nobles, de plásticos sin costuras.

Si fueras como ese árbol que se viste por los pies, con la cabeza en su sitio, danzando al compás del viento. Cantándole ora a la luna y después al firmamento

La vida está fuera hermano, apaga el televisor, desconecta la pantalla, deshazte del transistor.

No leas más tonterías, no escuches a sabios locos, toda la sabiduría está ahí fuera… Échale un ojo.

Y descalzo por la tierra serás libre como el oso.