TIEMPO DE CAMBIO

Permanece enraizado a tu Madre la Tierra.

Vigila tu pensamiento y no lo dejes ir por libre hacia el torbellino emocional.

Procura estar en contacto con la naturaleza, ella te hará volver a tu centro y te limpiará de energías densas.

No le temas a los animales, ya sean mosquitos o rinocerontes. Todos somos hermanos dentro del ciclo de la vida, hasta los virus y las bacterias. Honra la vida de cualquier especie.

Procura no comer carne muerta. Los árboles dan frutos en cada estación del año, la tierra ofrece hortalizas y vegetales exquisitos. Nútrete con ellos y tu cuerpo no tendrá que visitar mucho al doctor.

Sé humilde, inocente, considerado, compasivo, todos estamos aprendiendo, experimentando, estrenando el papel de nuestra vida sin ensayos previos, sin posibilidad de rectificar. Cometemos errores, no somos jueces ni verdugos. Condenar a los demás, criticar, juzgar, es una osadía que acabas descubriendo con los años.

La vida es ahora

La vida es un regalo

La vida es para vivirla sin sufrimiento mental.

El sufrimiento físico no siempre depende de nosotros, el mental si! No culpes a tus padres por hacer lo mismo que sin querer acabas haciendo tú con tus hijos.

Ámate, respétate, mímate, conócete, obsérvate, escúchate… eres perfecto. No deposites en nadie tu felicidad, ni en tus hijos, ni en tus padres, ni en tus parejas, ni en tus amigos…

Estás completo. Quien viaja contigo en esta aventura lo hace para ayudarte a experimentar. Tus encuentros no son casuales, tus relaciones, tu familia, forman parte del tejido cósmico que forma la conciencia y que necesita expetimentar para conocerse a si misma.

Sé considerado con tus errores y perdona al prójimo como a ti mismo.

Venimos de las estrellas a jugar, recuerda que ese es nuestro hogar y que algún dia todos juntos danzaremos hasta el infinito eternamente.

SI VOLVIERA A NACER

Si volviera a nacer…

Todo sería distinto: mis padres, mi colegio, mi infancia, mi niñez…

Mi tiempo sería otro, otro mundo, otros rostros, mis veranos, mi casa, mi cuerpo, mi amigos, mi abuela, mi vejez…

Nada puede repetirse, no hay ensayo general, la obra es original y el estreno es cada día hasta que llegue el final.

No puedes lamentarte de hacer lo que ya hiciste, no tuviste el entreno que te hiciera acertar, hiciste lo que tú buenamente pudiste, lo que otros te enseñaron, probablemente mal.

No tienes más remedio que mirarte por dentro, tu cuerpo cada día se hace más pequeñín, sin embargo tu alma, se ensancha y se hace grande y si sigues cuidándola, será amiga hasta el fin. Se te arruga la piel, el cuello se te encoge, la espalda se te encorva, pero aún puedes respirar .

Es todo un privilegio, salirte de la mente y verte como eres realmente sin antifaz.

Sabes que cada uno debe andar su camino, que tus zapatos viejos nadie más los puede calzar, que te salieron callos, que te sobran pellejos, que todos tus fracasos, se quedaron atrás, que a nadie más importas, que ya no está mamá para darte un consejo, y los tuyos, guapita, nadie los va a escuchar.

No hay vuelta atrás amiga, la vida viene y va, y la tuya está cerca de poner punto final.

Así que perdónate querida, porque nadie más por ti lo hará.

LIBERACIÓN

En la misma proporción incertidumbre y liberación, en la misma proporción tengo ganas de reir, de gritar, de agradecer.

Tengo ganas de llorar, de cantar y de correr…

En la misma proporción te doy gracias y te digo que ya no te quiero ver…

En la misma proporción soy feliz y tengo fe y me siento desvalida, casi a punto de caer…

Confío en mi y en mi Ser, me sé gigante y enana, te quiero y te odio a la vez, me canso de mudar la piel y ser mariposa y gusano, todo junto o al revés.

Al final, todo es lo mismo, en la misma proporción, ir buscando el equilibrio, es lo que hay campeón!

Vivir es una aventura y no me la quiero perder, a pesar de ser abuela no pienso desfallecer.

Nunca es tarde amiga mía para empezar a vencer los miedos que te atenazan y no te dejan crecer.

Atrévete a ser tu mismo de una puñetera vez!

TE ENSEÑARON… -Jeff Foster

Te enseñaron
que eras pequeño.
Te dijeron
que estabas incompleto, que eras limitado.
Que había algo que te hacía falta.
Que tenías alguna deficiencia. Que había algo ‘mal’ contigo.
(Ellos creían en el ‘bien’ y el ‘mal’).
Que eras ‘menos que.’
Y que otros eran ‘más que.’

Te vendieron una mentira.
Te alimentaron con una pesadilla.
Que el amor era condicional.
Que tenías que trabajar por él.
Ganártelo. Que tenías que ‘portarte bien’ para obtenerlo.
Que la fuente de tu valía
estaba fuera de ti.
Y que estaba fuera de tu control.
Y que dependía de
hacer mejor las cosas.
De ser más rápido. Más listo. Más silencioso.
De ser más alto, más hermoso, más exitoso.
De alcanzar mejores calificaciones.
De escalar alto. De descender cuando te lo ordenaran.
De hacer más. De tener más.
Dinero. Certificados. Títulos.
Alabanzas. Aplausos.
De construir una mejor imagen.
De construir un mejor yo.
Una mejor versión.
De estar actualizado.

Todo fue una mentira.

Eras adorable exactamente como eras.
En tu forma original.

Desde el principio, fuiste íntegro.
Y completo.
Y valioso.
Digno de amor.
Digno de una atención esmerada.
Digno de empatía.
Digno de seguridad.
Digno de consideración, de respeto.

Tus sentimientos eran importantes,
incluso los más incómodos.
Tu cuerpo era hermoso,
incluso con sus imperfecciones.
Tu voz era sagrada,
incluso cuando ellos no estaban de acuerdo.
Tu éxito era importante,
pero tus fracasos también eran puros.
Tu mundo era importante.
Tu ser era importante.
Tu inhalación era importante.
Tu exhalación también.

Te enseñaron que eras pequeño.
Te dijeron que estabas incompleto, que eras limitado.
Que había algo que te hacía falta.
Que tenías alguna deficiencia. Que había algo ‘mal’ contigo.
Que eras ‘menos que.’ Y que otros eran ‘más que.’

Estuvieron equivocados, siempre.

Sin embargo, perdónalos, Padre;
no sabían lo que estaban haciendo;
porque a ellos les enseñaron lo mismo.

DESPEDIDA Y CIERRE

¡Qué maravillosa aventura es la vida!

Llegamos desde las estrellas y nos tuvimos que despedir de nuestro hogar, de la casa del Padre, y escogimos a los padres terrenales que nos acompañarían en nuestro inicio del viaje de la vida.

Y la primera despedida no se hizo esperar: después de 9 maravillosos meses nos despedimos del útero materno que, amorosamente (en la mayoría de los casos), nos abrazó, alimentó y acarició.

Esa fue una despedida cruel que nos abriría las puertas a la vida en su esplendor y crudeza en la misma proporción.

Experimentar la vida es un regalo lleno de sorpresas. Lleno de despedidas y de aventuras nuevas que acostumbran a asustar por lo desconocido, pero que nos abren un infinito mundo de posibilidades.

Y empezamos a navegar por los mares de la vida. Mares en calma, mares agitados, mares con olas imposibles, mares transparentes y llenos de peces de colores y mares con tiburones de los que tenemos que escapar.

Oh¡! La vida….

¡Qué maravillosa experiencia!

¡Cuantas despedidas! Cuántos encuentros! Cuántas aventuras!

Aprendamos a despedirnos de la vida, algún día, cuando nos toque, todos lo haremos y sería bueno que fuera una despedida dulce, amorosa, agradecida.

La meta es el camino, disfrutemos pues de él y vivamos con alegría.

Y…ACABAMOS CANTANDO

Acabamos cantando para que el canto enjuague las lágrimas.

Para que nadie note tu tristeza, para que el universo te devuelva la alegría.

Acabamos cantando porque la vida es eso, reir y cantar y continuar el camino sin mirar atrás.

Acabamos cantando porque es como empezamos, haciendo jugar a los niños, con esa historia interminable de risas y llantos que se superponen en una suerte de canción eterna e infinita.

Acabamos cantando para ahogar la nostalgia, para que no se note, para que no se sepa, para que no te invada ni te estremezca.

Acabamos cantando y agradeciendo por tantos voces, tantas risas, tantos gestos, tantas horas de trabajo por Amor Al Arte.

ELEVA TU FRECUENCIA

Te aconsejan los místicos, los que todo lo saben, los que surfean por encima de la realidad irreal de esta tercera dimensión.

Esclavos de la materia, entre el cielo y la tierra, elevando los ojos al cielo y queriendo desaparecer entre las nubes.

O mejor en el mar, navegando sin rumbo, entre delfines que juegan y te susurran canciones de todos los tiempos

¿Qué hacemos en esta tierra ignota cuya gravedad me pesa tanto que apenas consigo respirar?

Emborracharnos de Pachamama, escalar las montañas, atravesar los rios…

Nada más haría.

Bueno si, acunar a mi nieto bajo una higuera centenaria.

BARCELONA PARA LOS BARCELONESES

Cómo por arte de magia, oigo a mi ciudad volver a hablar en su lengua nativa.

Pasear a sus ciudadanos, con sus tapabocas de rigor, a regañadientes, asomando las narices, destapando las orejas, o convencidos de ser buenos vecinos y obedientes y sensatos sobrevivientes de esta pandemia intangible.

Ciudadanos asustados o conformados o resignados, pero al final ciudadanos recuperando las calles que un dia abandonaron.

Las calles que invadieron los turistas y que hoy vacías de idiomas extrangeros, vuelven a recuperar los rostros de sus habitantes, cual hormiguitas sacando la cabeza después de la tormenta.

Barcelona vuelve a ser de los barceloneses y un halo de familiaridad, de vecindario, de hermandad se esparce por mi ciudad.

Algún día volveran los turistas a llenar los hoteles y las terrazas pero, mientras tanto, dejadme disfrutar de este remake de los años 70 con mascarillas y starbucks.

SÉ TODOS LOS CUENTOS – LEÓN FELIPE

Yo no sé muchas cosas, es verdad.
Digo tan sólo lo que he visto.
Y he visto:
que la cuna del hombre la mecen con cuentos,
que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos,
que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,
que los huesos del hombre los entierran con cuentos,
y que el miedo del hombre…
ha inventado todos los cuentos.
Yo no sé muchas cosas, es verdad,
pero me han dormido con todos los cuentos…
y sé todos los cuentos.

MUDANZA

Cambio de piel, cambio de escenario.

Renovación, resolución reconversión, recapitulación, reorganización, resurrección.

Hoy nos mudamos y nos reorganizamos en menos espacio, más cercano, más humano, más barato, más esperanzado.

Mudanza de emociones y sentimientos encontrados. Ganas de renovación y nostalgia del pasado. Pasado…que no pasó porque sigue a nuestro lado, en cada respiración, en cada objeto encontrado.

Pasado que es hoy presente y que es nuestro legado. Hicimos lo que pudimos, estamos reconfortados. Hoy dormiremos tranquilos, a nadie hemos engañado.