SER MADRE

Y un día te conviertes en madre y tu vida cambia para siempre.

Ya no eres la más importante para tí.

Tus prioridades pasan por el bienestar de tu hij@, que es tu bienestar.

Si el/ella están bien , tú estás bien. Aunque no los veas, aunque ya no vivas con ellos.

Desde que nacen hasta que te mueres, porque así ha de ser por ley natural, tu vida está pendiente de la suya.

Y si sufre, tu sufres y si ríe, tu ríes.

Tu sueño, se vuelve frágil y superficial si él no duerme y tu descanso dependerá de su descanso. Así ha de ser para proteger la especie, por amor y por instinto.

Un hilo invisible os unirá para siempre y cuando para tu bien y el suyo, consigas romperlo y trabajar el desapego que os ayudará a crecer a ambos, a pesar de todo, os seguirá uniendo el amor incondicional que ambos os tenéis y que tu derrocharás hasta que cierres los ojos para siempre.

Porque tu hijo/hija son parte de tí, porque los has llevado en tu vientre durante nueve preciosos meses y porque la vida se reconoce a sí misma a través de ellos.

Ciertamente son los hijos de la vida, como decía el sabio, pero también siempre serán tus bebés♥

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s