A CÁMARA LENTA

Entre dimes y diretes, entre días estridentes, mientras comes o respiras, te duchas o sólo miras ese campo de batalla que allí fuera se dispara…

Busca un rato para ti, un momento entre la gente, que te haga sentir valiente, que sea bien de tu agrado, sin mirar hacia otro lado que tu ser omnipresente.

Eres más de lo que ves, no escuches más tonterías, no te creas ni a tu tía. Por más que quieras saber, la verdad no está ahí afuera, eso lo debes saber.

Está todo removido, confundido, adormecido. Todos de aquí para allá con ese horrible pinchazo que no sirve pa un carajo, pero te puede matar.

Párate pues, rebobina, rectifica, procastina esa horrible mascarilla, ese miedo desatado que te mantiene ofuscado y no te deja vivir. La vida es una maravilla cuando la sabes vivir.

Un momento necesitas para escuchar a tu alma, que más por vieja que por sabia sabe lo que te hace falta: un buen sueño por la noche, muchos besos sin reproches, comida rica y sencilla, que el sol caliente tus días y la luna alumbre tus noches.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s