Sin prisa pero sin pausa

Sin prisa para dormir, sin pausa para parar. Haciendo lo que tu cuerpo te invite a hacer y mandar.

Come cuando tengas hambre, duerme los sueños posibles, ama aunque ya sea tarde, trabaja lo imprescindible.

Sin sufrimientos extensos, sin llantos, ni gritos, ni lamentos.

Plantandole cara al sol, para saludar el día, disfrutando el mediodía, descansar, agradecer, nada más tendrías que hacer si fueses el dueño de tu vida.

La sencillez de la vida se disfraza cada día, de idas y de venidas, de trabajos y contiendas.

Equilibra tu organismo, líbrate del ostracismo, no obedezcas ni a tu madre, y no te sientas culpable.

Eres un ser especial, único, libre, inmortal.

No te creas nunca a nadie, aunque sea tu propio padre.

Experimenta tú mismo, la verdad de este momento, conviene estar bien despierto, porque mañana ya es tarde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s