EL CEREBRO: ESE DESCONOCIDO

Nada sabemos de ti, ni de tu comportamiento,

en estancos compartimentos pareces vivir feliz.

No obstante eres un extraño, no te muestras, no te asomas,

habitas cual las palomas, en la azotea del barrio

Y allí cual vulgar canario, nos cuentas una retahíla de cosas tan descosidas, que no entiende casi nadie,

Cerebrito eres maestro en hacernos un desaire.

No entiendo tus movimientos, no alcanzo a saber qué quieres,

No comprendo tus anhelos, no juzgo tus padeceres.

Pero no me hagas sufrir, déjame vivir en paz,

No te hagas el incapaz y aprende a vivir sin mi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s