DE LAS PLANTAS A LOS ACEITES

Con la misma vibración que sale del corazón me sumerjo en el aroma de las flores y las plantas para contarte una historia que es tan vieja como el mundo. De cuando nuestras abuelas era las magas de los ungüentos y de los remedios para casi todo. Y si acaso no lo eran, lo hacían con tal cariño que te curaban las pupas sólo cantándote al oído.

¿Recuerdas cuando eras niño? Siempre estaba allí tu abuela que con carita de amor, te aliviaba las tristezas y te quitaba los miedos con la leche y con las galletas.

De las plantas, de las flores, de la miel y las abejas, de todas la maravillas de nuestra Madre Tierra, hoy quiero venir a hablaros con humildad y con vehemencia.

De la salvia, del ylang ylang, de la mirra y el incienso. Del limón y la naranja, del tomillo y del romero.

La canela y el jenjibre, la pimienta y la lavanda, la mejorana y la menta, la mandariana y la albahaca.

La rosa y el eucalipto, del jazmín y el palo santo, la manzanilla y el cedro, la valeriana y el clavo.

De la melisa, del mirto, del enebro y el geranio. Del hinojo y la ocotea, el ciprés, la bergamota y otros tantos y otros tantos…

¡La Madre Naturaleza nos hace tantos regalos!

Abrid los ojos hermanos y desnudaos la piel, desempolvaos la nariz y preparad bien los labios, porque la naturaleza entera va a meterse en vuestro cuarto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s