SI MIRAMOS HACIA ATRÁS

Fragmento del viaje Wiñay Marka

Amawta Fernando, sacerdote solar de la Pachamama

Si miramos hacia atrás miramos el futuro distante pisándonos los talones, siempre equidistante, sin atropellarnos.

Si miramos adelante, miramos la película del pasado sirviéndonos de alfombra para superarla.

Si supiéramos superar el pasado con el corazón de un guerrero de luz y amor, para conectarlo al futuro que viene pisándonos los talones acartonados del camino, podríamos caminar en círculo, saltando sobre nuestros propios miedos, girando cuando quisiésemos sobre el propio eje de nuestras intenciones libres y puras que aparecen mientras fluimos.

Si pudiéramos tejer nuestro camino de esparto, mimbre y tierra roja, todo sería más humano.

Si aprendiéramos a desatar las hebras enredadas del tiempo, tejidas a través del tiempo y del miedo, seríamos más libres y más estables.

Si vemos a nuestro alrededor, vemos montañas y Apus sempiternos, que no se inmutan jamás frente al drama humano. Gigantes que han visto enrollar la historia humana alterada de falsos principios y claves perversas que hablan de cálculos que suman y multiplican siempre el mal y suman desasosiego y egoísmos.

Si no tuviéramos cabezas y aún las alas fueran nuestras, el corazón nos serviría de motor para pensar la vida y sentir nuestra esencia angelical.

Si vemos con los ojos del corazón y con el espejo del alma, alzando las alas que nunca perdimos y recolocamos nuestro pensamiento en medio del altar del plexo, se nos abriría la perspectiva del amor infinito, el mundo de las soluciones matemáticas con las que fue creado el infinito.

Si pudiéramos restar y no seguir insistiendo en sumar, si pudiéramos multiplicar los abrazos, el perdón y la empatía, restar el dolor innecesario y elevar a la tercera potencia el poder divino que cada niño trae al planeta, se borrarían las lágrimas, el horror de la guerra, la perdida de la fe, no necesitaríamos abrir agujeros momentáneos, para escapar momentáneamente de la pantalla de la vida. Nos mantendríamos en el mismo canal de vibración sin necesidad de huir a otro.

Multipliquemos lo aprendido hasta hoy y bajemos las oraciones a la tierra, para que la Pachamama nos escuche, porque el padre vive en nosotros y no hay necesidad de buscarlo en el infinito del cielo, así que no hay necesidad de viajar a ninguna parte para sentirlo junto a nosotros.

Multiplicad el equilibrio y la certeza en esta tierra dual, que guarda las claves de la vida y fortaleced la fe para el resto del camino.

Jallalla♥

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s