DOMANDO LA MENTE

Estoy en guerra con mi pensamiento porque siempre quiere hacerse el muerto. Es terco y desobediente y también impertinente.

No atiende nunca a razones, no le van las ilusiones, siempre jode la marrana por la noche y la mañana.

Necesito estar atenta a esa mente tan despierta que anda de idea en idea, peleándose con cualquiera que le ponga un poco en guardia y le quite la nostalgia.

Tiene voces recurrentes, impresiones diferentes y te ataca sin aviso cuando menos te lo esperas.

Mi mente es un torbellino de emociones, de inquilinos que viven de sensaciones y de eternas sinrazones.

Es un niño malcriado, mi pensamiento estimado y acaba haciéndose un lío entre suspiro y suspiro…

Con lo fácil que sería vivir sin melancolía. Aceptando cada día su nueva filosofía y respirando el momento, soplo a soplo, tiempo al tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s