NUNCA DEJES DE JUGAR

Como un niño, como un gato, nunca dejes de jugar. Disfrázate, haz garabatos, baila, salta, haz el payaso. Nunca dejes de jugar.

Vuélvete como tu nieto que no conoce la prisa, que vive aquí y está ahora muriéndose siempre de risa.

Que no necesita nada, nada más que tu cariño. Que no vive en el pasado, que no le tiene miedo al futuro, ni habla de sacrificios.

Nunca dejes de jugar al ping-pong o a la canasta, al fútbol, a las muñecas, a los coches, a lo que te imagines.

Porque nada te hará falta, mientras tengas fantasía, mientras crees los paisajes, mientras practiques la utopia.

Porque todo lo que sientas, puede hacerse realidad, sólo falta que lo creas con total seguridad.

Nunca, nunca, nunca dejes de jugar, nunca, jamás.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s