LA GUERRA DE LAS GALAXIAS

Cuando me voy a dormir suenan todas las trompetas.

Los marcianos se despiertan y no me dejan en paz.

Me ocupan el pensamiento, empiezan a hacer reyertas, me marean la cabeza e invaden mi corazón.

Yo intento cerrar los ojos, pasar desapercibida y dormirme de puntillas debajo del almohadón.

Es inútil, no desisten. Insisten en desvelarme, me sacuden los cobardes, me hacen entrar en acción.

Es entonces cuando invoco a mi Ángel de la guarda y al niñito Jesusito que habita en mi corazón.

Y ellos se asustan y huyen, se escabullen por las nubes, se suben en sus cohetes y se acaba la función.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s