EL SONIDO DE LA ABUNDANCIA

De improviso, sin aviso has llegado a nuestro hogar.

Te has instalado en el piso, en el techo y el desván.

Llegas sin hacer ruido, no nos vayas a asustar.

Eres sutil y discreta y llegas para triunfar.

Eres esa amiga vieja que te quiere conquistar, eres tan linda y traviesa.

Eres todo eso y más…

Hoy te hemos abierto la puerta y has entrado sin llamar.

Has sonado a fuente inquieta, a agüita dulce y genial.

Gracias por mostrar tu cara, aunque no te pueda ver, abundancia de mi alma, contigo quiero volver a ser abundante en todo como antes de nacer.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s