UNA CABRA DOMESTICADA

Vive una cabra en mi calle, una cabra domesticada. La pasean por la acera con correa anaranjada.

No conoce ella el refrán, no la han dejado a la pobre, ella no puede saltar, ni subir a ningún monte.

Siento pena de esta cabra, tan limpita y aseada, tiene carita tristona, la pobre cabra educada.

¡Qué destino tan cruel, le ha tocado a este animal, con lo bien que ella estaría en cualquier otro andurrial!

¡Ay cabrita de ciudad!, quien te ha visto y quién te ve, paseando tus cuernitos por doquier.

Cabrita, si yo pudiera, te sacaria de aqui y ye daria hierbita, y te dejaría vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s