A MIS FUTUROS NIETOS

Yo conocí a vuestra trastatarabuela, la llamábamos la yaya sin dientes. Era una señora muy viejita, como yo la recuerdo, sentadita, pequeñita y, según decía vuestra tatarabuela, que era su hija, tenía malas pulgas, es decir mal carácter.

Ibamos a verla cuando llegaba la Navidad, era como un ritual, o una obligación más bien…

Vuestra trastatarabuela debió de tener una vida complicada, como creo que tuvieron todas las mujeres y muchos hombres en aquella época.

La recuerdo vestida de negro con una mueca de sonrisa que mostraba su boca sin dientes.

Seguro que habría sido una bruja en su juventud, bruja buena por supuesto, pero con el tiempo y los achaques parecía más una bruja pirula de esas que tienen berrugas en la nariz.

Vuestra trastatabuela tuvo varios hijos, entre ellos mi yaya querida, la yaya Concha, con la que pasé muchos veranos cuando yo era pequeña…

Cuando hayáis nacido y pasemos los veranos juntos os seguiré contando historias, como las que les contaba a vuestras madres de chiquitas.

Me las inventaba todas, pero ¿sabéis una cosa? Ahora tengo más imaginación. Vais a flipar🥰

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s