TRIGÉMINO

Llegas sin pedir permiso, de improviso y a traición.

Nunca llamas a la puerta, eres un vulgar ladrón que arrebatas el descanso, que nos llenas de dolor.

Quítate la máscara, no seas insensato, muéstrate de frente, sé un poco más humano.

Atacas de noche, en mitad del sueño, eres despiadado, dolor del infierno.

Apareces siempre furioso, tremendo… ¡Vete de mi casa, vete, te lo ordeno!

Sal de mi cabeza y olvida mi cuerpo, no tienes permiso, ya no eres mi dueño

Dolor del diablo, mezquino, cruel, deja que te olvide. ¡Vete de una vez!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s