MAREAS

En vano intento acercar mi corazón a la marea de tus sentimientos.

Por fin entiendo que quizá nunca podremos hacerlo en esta vida.

Somos como el agua y el aceite, incompatibilidad asegurada, tal vez adquirida …pero tan adherida que resulta imposible conjugarla.

En el fondo sé que ambas quisiéramos ser como uña y carne, pero la terca realidad de siglos que arrastramos nos recuerda que nos parecemos más a un huevo y a una castaña.

Nos obligaban a llevarnos bien y aun conservamos esa obligación pegada a nuestro cuerpo. Nunca lo conseguimos. Rindámonos hermana y, entonces, algún día, tal vez nos reiremos juntas de tanta adversidad mal heredada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s