LA SOMBRA

Trabajando la sombra te asombras de ti misma. Eres valiente guerrera, destapas tus miserias, tus zonas más oscuras, esas que nunca nadie ni siquiera conoce. Están en tu inconsciente o en tu subconsciente, y hacerlas conscientes no resulta cómodo. Es el camino rojo, a veces más bien negro, el camino que te lleva a despertar…y duele. Duele conocer que no eres inocente, que volver a la inocencia requiere valor. Te desnudas de máscaras, te muestras vulnerable, te sientes suficiente y respirar tu luz. No eclipsas la de nadie, no le robas el aire, no avasallas su espacio, no liquidas su luz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s