APUS Y ACHACHILAS

“Todos tus viajes son misionales”, me dijo el Amawta. Este no iba a ser menos. De hecho, fue un auténtico trabajo de unificación y sanación. Un encuentro comunitario que nos iba a deparar muchas sorpresas y momentos intensos.

El equilibrio lo sostenía el pequeño Wary, un maestro de 19 meses que fue nuestro enlace emocional entre los cinco. Como seres duales, íbamos alternando nuestras luces y sombras como mejor sabíamos. Wary era el árbitro y sus papás amorosos, unos buenos entrenadores de emociones.

Asturias tiene magia. Los guardianas, los Apus y Achachilas se pueden ver; están presentes y te muestran su poder amoroso por dónde mires.

Llegamos lloviendo, el cielo nos recibía regándonos con plácida lluvia.

Asturias octubre 2016img_20161015_122240.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s