A LA ABUELA LUNA

 

Luna Llena de la Alegría

IMG-20160818-WA0001

El mes de agosto es un mes especial en mi corazón. Es el mes ‘de los santos’; pero no los de los altares sino los de mi familia, que no somos santos pero celebramos onomásticas y cumpleaños durante ese mes. Sin embargo hace años que esas celebraciones han ido perdiendo significado y otra celebración más auténtica y telúrica forma parte ahora de mi vida.

Celebrar los rituales de luna llena, solsticio y equinoccio es una manera ancestral de conectarme  con el universo, con la tierra y conmigo misma.

Por eso una vez más, íbamos a celebrar la lunita llena. Por segunda vez en casa y por segunda vez con la presencia de AMAWTA! Un maestro humilde y generoso que se deja escuchar como si de un bálsamo amoroso se tratara.

Esta vez, como casi siempre, convocaba la Pachamama, nuestra Madre Tierra. No sabíamos quienes iban a asistir y los previamente invitados no habían podido hacerlo. Toda la semana anduve inquieta y desconcertada intentando organizar con mi mente lo que se organiza con el corazón. “No te preocupes, si no cabemos en tu casa, iremos a la montaña o a la playa.  Será como la pachamamita proponga. Confía” Y así fue. Mi corazón se abrió y mi cabeza se calmó. Empezó a fluir la convocatoria y fueron enviando sus llamadas los convocados por la Tierra! 13+1 dijo mi querida prima Merche que éramos finalmente. Un número mágico.

Nuestra casa se acomodó para recibir a los invitados universales y el primero en acudir fue nuestro sabio maestro que, previamente, había llamado al gigante para pedirle permiso para acudir con otro sabio; ¡cuánta perfección! Reunión de maestros en nuestro vórtice de luz!

Los guardianes del lugar fuimos eso, guardianes y amorosos recibidores de maestros.

El jardín se llenó de sabiduría y el cielo, amenazante de lluvia, se quedó perplejo y expectante ante la potente ceremonia que se avecinaba.

Amawta, retirado, me pidió un papel y un marcador, mientras las chicas íbamos creando el círculo para la ceremonia. Flores, caracolas, piedras, regalos…

Esta vez la ceremonia fue especial, como siempre lo es, pero el juego que nos propuso Amawta nos envolvió en una clase magistral de sabiduría ancestral que nos dejó hipnotizados a todos.

¿Qué es una ritual?, ¿Qué es el Amor Universal?, ¿Qué es la espiritualidad?, ¿Qué es el equinoccio?, ¿Qué es el agua?, ¿Qué es el perdón?, ¿Qué es la luna llena?, ¿Qué es el solsticio?…Íbamos regalando flores y preguntas y contestando desde el corazón, y Amawta tomaba la palabra cuando las nuestras parecían no saber continuar. Sus explicaciones certeras, amorosas, llegaban directamente a nuestros corazones, así como las preguntas, casualmente iban dirigidas a quien más las necesitaba. Todo era perfecto. El fuego participaba con todo su poder mientras el gigante lo iba alimentando, y cuando la pregunta acerca de la luna llena apareció en el círculo, el cielo nublado y amenazador de tormenta se abrió y una luna llena esplendorosa acompañó mágicamente la explicación precisa de la hermanita Warawara.

18 de agosto de 2016

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s