NOVENTA AÑOS

Que noventa años no son nada en la inmensidad del universo, que la vida es un suspiro y no te acuerdas de casi nada.

No recuerdas ni tu nombre, pero recuerdas a tu abuela y a tu padre y tu hermana. ¡Qué misterio es la memoria!

Y vives llena de achaques, de recuerdos inconcretos, de dulces y soledades, de dolores mal resueltos.

Vives por inercia propia, porque la vida te deja, sin pasado, sin memoria, aquí y ahora.

Mi querida tía Conchita, hermana de mi mamá, perdónate tanta vida que tuviste lidiar. Tantas horas, tantos días, tantas idas y venidas.

Vete en paz, te lo mereces. La experiencias pasadas, pasadas se quedarán. Vete en paz mi tía Conchita, te espera la eternidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s