NO SUFRAS MÁS

Encerrados, secuestrados por nuestra mente pequeña que sólo conoce el miedo, que no se atreve, que no despierta.

Sufrientes, siempre sirvientes. Manipulados y esclavos, pequeños seres durmientes.

Que si la Iglesia, el estado, que si el dinero o la muerte.

Pasamos por este mundo, transparentes y dolientes.

Se está levantando el día, está llegando la luz que, siempre y aún a escondidas, te librará de tu cruz.

Porque aunque no te des cuenta, aunque sigas sin saberlo, la luz llamará a tu puerta y cesará el sufrimiento.

Y ya no hay vuelta atrás, la oscuridad ya ha perdido.

Sacúdete la pereza y empieza a celebrar el triunfo de la bondad, del amor y de todo lo bonito que ya es hora que disfrutes sólo por haber nacido.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s