COMO UNAS CASTAÑUELAS

Siempre espléndida y divina, como unas castañuelas, filtrada y rejuvenecida, alegre, segura, exquisita.

Te muestras en esas redes que te enredan cada día y distorsionan tu vida, y te ocultan las mentiras.

¡Qué fantástico este mundo cargado de fantasia! Hay que aparecer feliz y seguro de ti mismo. Pero cuando te percatas de la cruel realidad, adivinas que es tan sólo apariencia y vanidad.

Que estás vendiendo tu imagen para alimentar el ego, que nadie siempre es feliz, que cada quien, quien más, quien menos, carga con tantos fantasmas que lo difícil es hoy, no acabar siendo uno de ellos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s