ACOMPAÑAR SIN ATOSIGAR

Desde la certeza total y la seguridad infinita de que ya todo está ganado, me observo a veces demasiado quisquillosa y pesadita.

Atosigo y quiero convencerte de que sigas mi camino, cuando a veces ni siquiera conozco bien el destino.

Soy pesada e insistente, no me callo, ni desisto, me vuelvo absurda, ineficaz, demasiado persistente.

Te tengo que acompañar pero no te debería atosigar, tengo que soltar el lastre y dejar que pesques solo, si tienes ganas y coraje.

O tal vez prefieres ir a la caza de otra historia que te convenza mejor, que te suene más a gloria.

Yo me vuelvo tan pesada, tan rotundamente sabia que mi sabiduría absurda acaba dándote rabia.

Y entonces es peor el remedio que la fatal enfermedad, no me escuchas ni me das ninguna “chance” nunca más.

De modo que reflexiono, a ver si por fin aprendo, que el camino es personal, que cada uno es el dueño de su vida y su destino, de su elección y su empeño.

De ser feliz y dichoso, de seguir el camino de en medio.

Deja de ser tan latoso, cállate un poco, pequeño ser presuntuoso que te crees el listo del pueblo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s