CUANDO DUELE EL CORAZÓN

Cuando duele el corazón tienes que apartarte un poco y verás que lo que duele es ese pequeño loco que constantemente pide un poquito de atención.

Ese niño malherido que no obtuvo lo que quiso y hoy aún anda confundido en busca de una ilusión.

Da dos pasos hacia atrás, deja de mirar pa’dentro y verás que tus papás andaban igual de huérfanos.

Aquí todos reclamamos y nos hacemos pequeños y resultamos ridículos y no parecemos cuerdos.

Rescata a tu niño herido, dale besos y caricias. Escúchalo cuando llora y abrázalo cuando sueña.

Ahora ya se ha hecho mayor y le han salido espolones, tiene la piel arrugada y el alma llena de canciones.

Ese niño, es tu tesoro, es tu ser más delicado, todavía tiene sueños y ganas de ser amado.

Rescátalo de tus penas, dale cobijo y abrigo, perdona sus fechorías y llévatelo a vivir contigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s