LOS CHICOS DE LA GUERRA

Aprietan, aprietan y vuelven a apretar,

Los chicos de la guerra no se cansan de hacer mal.

Se hacen pasar por mansos amigos de los pobres, velan por la salud de niños y mayores.

Y van poniendo normas y muchas restricciones para que tú, obediente, aceptes sus condiciones.

Cada día aprietan más, hoy menos que mañana.

Es la guerra invisible que no tiene trincheras, sólo tu voluntad firme y su maldad perpetua.

Te cerraran los ojos, taparan tus oídos, te ataran a la cama y encerraran a tus hijos.

Y tú, muy obediente, seguirás sus consignas, por temor a ese virus que es una pesadilla

Juegan con nuestro miedo, el tuyo el del vecino, hay que pincharse pronto o no seguirás vivo.

¡Qué escándalo! ¡Qué horror! La sociedad obediente se dirige al cadalso con cara sonriente.

Siempre quedarás tú, hermanito consciente para darles la mano cuando sea conveniente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s