PONER LA OTRA MEJILLA

Tal vez te llamaran tonto, te acusaran de insensato, de simple y algo pazguato, te tomaran por un gil.

No importa, no hagas mucho caso, si tu intención es la misma, si vuelves una y mil veces a poner la otra mejilla.

Y no es que no tengas orgullo, ni te quieras poco o mucho, no eres tonto, inconsecuente, ni tienes baja autoestima.

Eres bueno e inocente, tienes alma y corazón, no sacas el aguijón para vivir con la gente.

Te muestras sin más disfraz que tu esencia más auténtica, eres una estrella fugaz, eres puro amor viviendo una experiencia.

Y te acuerdas de tu origen y conoces tu destino, y sabes que tu camino es el que estás recorriendo, ayudando a tu vecino, cien mil millones de veces.

Por eso te felicito, por ser honesto contigo, por confiar en tu amigo desde ahora y para siempre.

Por seguir tu corazón, salir del caparazón y tener la valentía de enfrentarte con la vida cuando se de la ocasión.

Anda, pon la otra mejilla, sigue demostrando tu amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s