DESENCUENTROS

Compartirmos las estancias, los baños y la cocina. Veíamos la tele en el hall mientras tú merendabas papillas. Íbamos al mismo cole, pero no lo parecía, vivíamos en dos mundos separados por la envidia.

Nunca jugábamos juntas, no nos hacíamos cosquillas. Teníamos distintos gustos, aunque ninguna lo sabía. Éramos hermanas de sangre, pero con vidas distintas. Ninguna tuvo la culpa, son las cosas de la vida.

Y nos hicimos mayores queriendo ser más amigas, pero nunca lo logramos, aunque mamá lo imponía. Llevarse bien no se impone, no hay tu tía, hermana mía. Por más que nos empeñemos, somos de galaxias distintas.

El amor de nuestros padres, nos hizo hermanas un día, te espero en otra galaxia, para poder de una vez amarnos sin que sea mentira.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s