LA SOMBRA

Mi sombra me persigue, no se aleja de mí, cuando creo que se ha ido, vuelve a resurgir.

Es larga y muy oscura, se escabulle sin fin, y me saca la lengua y se ríe de mí.

Mi sombra soy yo misma, forma parte de mí, y le tengo cariño aunque me haga sufrir.

Cuando aprenda a esquivarla, estaré a punto de morir, mi sombra me acompaña, no me dejará ir.

A veces me parece que la he vuelto a perder, que conseguí zafarme de ella y su desdén. Mi sombra es ese ego, esa falsa modestia, ese orgullo, ese ser que quiere hacerse el dueño cual egregor fiel.

Qué ingenua y vanidosa eres sombra mía, ríndete de una vez, no seas tan altiva, déjame con mi vida, vete sin hacer ruido, no te quiero en mi vida, ya no tienes sentido.

5 comentarios en “LA SOMBRA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s