TE RECONOZCO EN EL ESPEJO

Me acuerdo tanto de ti y en mi ser te reconozco. Y ahora que no estás aquí, siento que somos iguales. Tus miedos están en mí, ahora entiendo tus temores.

¡Ay papi cuánto te extraño!

Te entiendo tan bien ahora que estamos en este trago y entiendo todas tus noches y todos tus desamparos.

Qué pena que te hayas ido tan temprano papi mío, y no podamos reirnos de tanto tonto escondido.

Esta vida es una farsa, una comedia barata. Todos jugamos partidas de farol y nos encanta.

¿Habrá algo verdadero, real, legal, suculento? ¿O acaso todo es mentira y solo un maldito cuento?

Ay papito de mi vida, de mis amores y odios. Soy tan parecida a ti, que a veces casi me espanto. Por suerte, no dura siempre esta locura de vida y muy pronto seguramente nos veremos en la otra esquina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s