VASOS COMUNICANTES

Ni contigo ni sin ti, mi vida tiene remedio.

Como el agua y aceite somos ambos y mi empeño de sentirme diferente es en vano.

Somos distintos e iguales y esa es la gracia mi hermano.

Déjame volar y vuela, nos verenos en lo alto, no controles más mis penas y no haré de tí mi reina de bastos.

Eres tan distinta a mí y sin embargo…somos iguales pequeña, deja que te de la mano, para atravesar la puerta del eterno desamparo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s