EL VALOR DE LAS PEQUEÑAS COSAS: un caramelo de café

Treinta horas de retiro dan para mucho. Aprendes a valorar una taza de café y cuando encuentras en la mochila un pequeño caramelo te sabe a gloria.

Una hormiga me recorre el pantalón buscando comida. Cuánta humildad nos enseña la naturaleza. Aquí hay que buscarse la vida, no pueden comprarla y ponerla en la nevera…

Vivimos en un mundo inventado, irreal. De espaldas al sol y a la lluvia. Insignificantes insectos lo habitan y lo equilibran y unos groseros y gigantes seres lo estamos destruyendo.

Bailan los mosquitos alrededor de mi cara, pero no me pican sólo danzan y se ríen de mí, de mi inutilidad dentro de este bosque perfecto y equilibrado que me causa paz y un delicioso aburrimiento que me permite sanar mi estrés. Extraña palabra que sirve para cualquier cosa y que no significa nada.

Una bendición poder recuperar el equilibrio perdido por un trabajo y un ‘modus vivendi’ que alimenta hospitales y tumbas.

Ha salido el sol sin chispa de aire, que lo baile, que lo baile, que lo baile…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s