LA METÁFORA DE NOTRE DAME

Tantos siglos…y en un rato se consume la historia.

Todo fluye del equilibrio al caos, dejando a su paso desconcierto y humo.

Los muros se destruyen como castillos de naipes, los frescos se volatilizan, las pareden se ennegrecen…

La historia de funde en una columna de humo.

¡Somos un segundo en la existencia del cosmos y nos creemos dueños de él!

Nada nos pertenece, ni siquiera nosotros mismos.

Somos visitantes en este hermoso planeta cada vez menos azul.

Somos inquilinos que no sabemos cuidar de nuestra casa, que nos sentimos propietarios y señores de feudos prestados.

Construimos catedrales que nos muestran nuestra propia caducidad.

Todo arde, todo se desvanece, todo pasa y lo nuestro es el pasar, como dijo el sabio poeta, pasar sin dejar huella. Aprender a pasar despacito, disfrutando de cada paso, sorbiendo cada gota de rocío, respirando cada halo de viento, contemplando a cada ser que, como nosotros, habita la naturaleza perfecta.

Nos hemos convertido en esclavos de nosotros mismos, de nuestros trabajos, de nuestras familias, de nuestras emociones insatisfechas desde niños. Nadie nos dijo que era sencillo vivir. Que era fácil ser feliz, que nada necesitábamos, que nada es para siempre. Solo dar y sentir AMOR AHORA.

4 comentarios en “LA METÁFORA DE NOTRE DAME

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s