UNA SONRISA

Te he buscado la mirada, he perseguido tus ojos, tu tristeza contenida resonaba por los poros.

El autobús de la vida contiene seres hermosos que andamos haciendo millas sin mirarnos uno al otro.

Pero tenemos las mismas cuitas, suspiramos por los mismos enojos, respiramos las heridas, nos parecemos entre nosotros.

Somos de la misma familia, venimos del mismo sitio, somos hermanos y padres, hijos amados, abuelas, tías, esposas inquebrantables.

Somos esa eterna esencia sin principio ni final, que sabe que no está muerta, que esto acaba de empezar.

Y que aunque no te conozca, ni sepa de dónde vienes, siento que soy un trocito del cuerpo que tú contienes.

Que tu corazón y el mío laten al mismo compás, que tú miras hacia el cielo y yo bendigo tu mirar.

Que la bondad, la alegría el amor y la hermandad, no pasan nunca de moda no tienen caducidad.

¡Vivan pues esas sonrisas que nos damos al pasar!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s