A MI ANGEL DE LA GUARDA

Hoy has hecho horas extra, querido Ángel de la Guarda y te has puesto las pilas, temprano, de buena mañana.

Has madrugado un poco para salir a verme y cuidar de mi vida, como haces diariamente.

Gracias, bendito Ángel, mi buen guardián y amigo.

Tú conoces mi vida, tú eres el testigo, de mis noches en vela, de todos mis anhelos, de mis miedos fugaces, de mis errores nuevos.

Y estás siempre conmigo y acaricias mis sueños y te inventas historias para contarme cuentos.

Y hoy te doy las gracias, mi fiel ángel eterno, porque has estado atento y me has cuidado el cuerpo.

Ahora a mi me toca conservar bien la calma, subir la vibración y sin temor, ni rabia… Confiar en la vida, en mi decisión sabia, en que todo está bien y en que mi alma no me engaña.

Sin miedo, con amor, con total confianza, seguiré mi camino contigo, fiel amigo, mi buen Ángel de la Guarda.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s