APRENDE A PARAR

Desde pequeño te enseñan que en la vida hay que correr. No hay espacio para verte, para tocarte los pies.

Te despiertas y ya tienes que obedecer. Vestirte y acomodarte para salir ahí afuera, donde todos están tristes y no saben bien por qué.

Es el mundo del revés. No tienes tiempo de nada, ni de besar a tu hermana, ni de tomarte el café.

Hay que correr y correr y hacer como que no paras, producir, enloquecer, salir de ti y de tu alma.

Sólo cuenta dónde vives, en qué trabajas, cuánto ganas. Si llegas a fin de mes, si tomas cerveza o cava.

No te enseñan a parar hasta que te salen canas…y entonces oh¡ que afán por ser útil aunque sea a distancia.

Aprender a disfrutar del arte de no hacer nada, de mirarte para dentro, de escuchar ese silencio que aparece cuando paras.

Y disfrutar de las tardes, y aprovechar las mañanas. De desayunar despacio, de dormir cuando tengas ganas.

De comer cuando se pone el sol, de beber cuando haya sed, de caminar un poquito y de meditar después. De hacer yoga o bien chi kun, de coser o de zurcir, de reir de todo y nada, de vivir, solo vivir.

Y llegar a ser mayor y aprender a discernir que es mejor vivir así sin demasiada ambición.

Que merecemos tener una casa y un hogar, buena comida en la mesa y un corazón para dar todo el amor que te sobra a esa persona especial que por las noches se acuesta contigo en algún lugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s