DESPIDIENDO AL SOL

Me siento, te respiro y me alimento. Te doy gracias por otro día, otra luz y más poesía.

Tu redondeada carita deslumbra mi panorama, te miro y si tú me miras, me muero por tu mirada.

Eres la luz imponente que alimenta mis mañanas, el que calienta mis días y alienta mis madrugadas.

Te espero como el que espera al amante deseado. Te quiero siempre a mi vera, te necesita a mi lado.

Eres el sol de mi vida y en las noches más oscuras, mi esperanza compartida de una mañana segura.

Sol de invierno y de verano, sol de otoño y primavera, no me sueltes de la mano. No me olvides, no te mueras.

Mi vida llegó contigo y la vida de la tierra. Sé siempre mi buen amigo hasta el día que me muera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s