MI MADRE

Me pariste una tarde de dolores y miedos, pero cuando me viste se te pasó el dolor.

Me diste de tu leche, me acunaste en tu pecho y te hiciste conmigo más sabia y más mayor.

Fuiste bella y valiente, trabajadora y limpia, hacendosa, complaciente, como así había que ser.

Eran tiempos de guerras, machismos, represiones, eran tiempos oscuros que no llevaste bien.

Mujer atemporal, buscaste tu camino, y había tantos baches que no te dejaron avanzar…

Que un día decidiste, volver a tu destino y convertirte en polvo, en estrella fugaz.

Y hoy te veo en mis manos, te escucho en mis latidos, te siento por las noches cuando ayuno y suspiro.

Cuando me contorsiono, medito, me maquillo, cuando veo a tus nietas, igualitas que tú.

Y te digo mamá, que honro tu camino, que extraño tu sonrisa y añoro tu calor, pero que estoy contenta por haberte escogido, porque fuiste mamá, la mami más mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s