DESDE LA AZOTEA

Y te asomas a la azotea de la vida y el viento del norte te azota en la cara.

Respiras, recuerdas que la misma circunstancia nunca se repite, ni las mismas caras.

Tu historia es personal e intransferible, los amores y odios no se heredan. Y nunca aprendes de tus mayores. Cada uno tiene que caminar su senda.

Cuando envejeces, piensas más en tu madre, en tantos desencuentros y miserias, en las conversaciones inacabadas, en el abismo generacional y en el profundo amor con el que la recuerdas.

Y la ves en tus manos y en tus canas y en cada arruga te pareces más a ella. La imaginas anciana y siempre bella, pero ella nunca quiso hacerse vieja.

Y es que la vida trae las cartas marcadas y no se puede regresar al ayer. Sólo aceptar y mirar el mañana, con la seguridad de que lo hiciste bien ayer.

Al menos lo hiciste como tu alma anhelaba, con tu corazón latiendo a flor de piel, con tanto amor como supiste, con la misma esperanza hoy que ayer.

Una vida a veces se hace corta para entender a todos los que te aman, así que ámalos igual sin entender.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s