EL DESEO

Nacemos con el deseo de ser amados, reclamamos constantemente amor, ávidos y sedientos lloramos y no nos consolamos hasta que lo logramos.

A medida que crecemos nos olvidamos y a veces hasta renunciamos. Nos volvemos ermitaños y no nos comunicamos.

El deseo de amar y ser amados persiste, pero no lo hemos regado y se va secando. No echa flores y como tampoco lo abonamos, no crece y a veces llega a marchitarse.

Pero el deseo es persistente y se resiste a morir. Resucita cada noche cuando vamos a dormir. Y vive en forma de sueños, a veces de pesadillas, se esconde en las almohadas, se oculta tras tus rodillas.

El deseo es caprichoso y no se deja vencer, ni siquiera con la muerte, tampoco con la vejez.

Abona y riega el deseo, no vaya a ser que se escape y pierdas al compañero.

Un comentario en “EL DESEO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s