SUMIMASEN y otras excentricidades

Todo limpio y reluciente de cara a la galería. No hables demasiado alto no vaya a ser que te llame la atención la policía.

Todos son muy educados, funciona todo al milímetro, te saludan siete veces, sonrientes y exquisitos.

Los lavabos tienen música para que no hagas ruido mientras tu cuerpo se queja de tanto arroz con pescadito.

Es un país de contrastes, todo es pequeño y bonito pero a mí sólo me gusta venir a ver a mi cachorrito🎏

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s