ENTRE GARDENIAS Y JAZMINES

Entre gardenias y jazmines pasé los veranos de mi infancia.

Ahora, desde la distancia que dan los años, valoro más esos días eternos en la Costa Brava.

Incomunicados en un paraíso de mar y montaña, de juegos y canciones, de paellas de la yaya y de tardes de ir a buscar caracoles después de la tormenta.

Eran tres largos meses donde el tiempo se paraba, donde todo parecía que era para siempre, donde el aquí y ahora se cumplía a rajatabla.

Cada mañana y cada tarde eran iguales y diferentes; reinaba la monotonía del verano. Sin conexión a internet, sin coche, sin teléfono, con la nevera llena hasta que volvían nuestros padres con la compra y la volvían a llenar. Era el destierro de una infancia larga, sin prisas, sin colonias de verano, ni horas extraescolares. Con pocos deberes y muchas canciones, con horas de playa y tardes de jugar a la canasta.

Fuimos unos privilegiados los niños analógicos: jugábamos a la charranca, saltábamos a la comba e inventábamos poupourris con coreografías ingenuas y ridículas que harían reir a los adolescentes de hoy en día. No teníamos facebook, ni instagram y apenas veíamos la tele. La vida estaba fuera, en la playa, en el jardín, en la montaña.

Aprendimos a nada sin hacer cursillos de natación y a bailar sin ir a una escuela de baile. Hablábamos el inglés de las canciones de los Beatles y nunca lo supimos pronunciar bien. Pero no importaba, repetíamos las canciones una y otra vez en los radio-casetes y escribíamos las letras como auténticos autodidactas. Así aprendimos idiomas en los años 70. Nos vestíamos como los hippies y nos reíamos de las cosas más tontas.

Era un tiempo de abuelas imprescindibles y de padres ausentes.

Un tiempo de rebeldías reprimidas y de miedos latentes.

El tiempo de las radionovelas y los concursos de los viernes.

El tiempo de las gardenias y el de los jardines verdes.

3 comentarios en “ENTRE GARDENIAS Y JAZMINES

  1. Divinos tiempos aquellos…
    Siempre se me quedó grabado el aroma al jazmín que había en la costa levantina por la noche, algo más abajo de sobre tu pasabas los veranos.
    Jugábamos a todo y de todo habíamos diversión.
    Genial tu entrada, ojalá volvieran aquellos tiempos…
    Un abrazo⚘

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s