MI CUARTA SIEMBRA O AHUECANDO EL ALA

Calentamos la tierra con leña y fuego, sonaban los rayos y los truenos a lo lejos.

Abrimos bien la tierra con picos y palas, coloqué una manta mugrienta y errática.

Me envolví en los pétalos de mi rosas blancas, me llené de tierra, me cubrí de aurora.

Fue casi una hora quemándome el culo, fue una bendición viajar en ese zulo.

Conseguí sentirme un ave volátil, cuando desperté de mi sueño frágil, entre aves y plumas, cubierta de pétalos, sentí que había resurgido de entre los muertos.

Un comentario en “MI CUARTA SIEMBRA O AHUECANDO EL ALA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s