TE DEBES UNA VIDA

Te debes una vida, te fuiste demasiado pronto. Tu vacío infinito no se llenó con nadie. Y hoy cuando han pasado casi treinta años, sigo sintiéndome huérfana como la primera tarde del 14 de septiembre. Nunca quisiste envejecer y tu deseo se hizo realidad. Tus incipientes arrugas no nublaron tu rostro. Fuiste tan bella en vida, tan exquisita, tan sutil que la densidad del mundo se te llevó, mamá. Y te debes una vida, la vida de regalo, la vida en la que puedas volver a disfrutar. Sin tiempo, sin censura, sin tantas represiones, una vida de apoyo en la que seas libre. Sé que podré abrazarte y reconocerte y volver a sentir tu perfume infantil, oler tu camisón sin echarte de menos y poder descubrirme en tu sonrisa, tras tus ojos azules, eternos, infinitos.

Nos debes una vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s